Calilegua: el fuego ya arrasó casi 5 mil hectáreas de selva y piden precaución por los animales que huyen

incendio

La organización ambientalista Greenpeace emitió un alarmante comunicado donde manifestó su profunda preocupación por los incendios en el Parque Nacional Calilegua, que ya quemaron cerca de 5 mil hectáreas de selva en las Yungas. Además, en la publicación, catalogaron de “insuficientes” a las medidas para controlar el fuego.

“Los incendios en el Parque Nacional Calilegua son una pérdida enorme, un verdadero ecocidio. Se trata de uno de los lugares con más biodiversidad del país, y hogar de los últimos yaguaretés. Necesitamos que se pongan todos los esfuerzos en apagarlos en forma urgente”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

En el comunicado, la organización requirió además que se amplíen significativamente los fondos y la infraestructura destinados a la prevención y lucha contra los incendios forestales. También volvió a insistir en su pedido de que la destrucción de bosques y humedales sean catalogados como delitos penales.

Greenpeace recordó que el Parque Nacional Calilegua, ubicado al sureste de nuestra provincia, abarca una superficie de 76.306 hectáreas de selva de Yungas.

Lo de que se trata de uno de los lugares con mayor biodiversidad del país no es exagerado: allí hay registradas 270 especies de aves -la mitad de las que habitan nuestro país -, 123 especies de árboles, 103 especies y variedades de helechos y licofitas, 120 de mamíferos y 24 de anfibios. También existen innumerables enredaderas, orquídeas, arbustos, bromelias y variadas formas de insectos e invertebrados. Todos en riesgo por el fuego.

Muchas estas especies que tienen su hábitat en Calilegua están en peligro de extinción como el yaguareté y la taruca. Hay otras que son extremadamente raras, como la rana marsupial y el surucuá aurora. También lo habitan tapires, pumas, ocelotes, ardillas rojas, monos, corzuelas, lobitos de río, pecaríes, zorros de monte y tucanes.

En su parte, Greenpeace recordó que Argentina es el país de América del Sur en el que quedan menos yaguaretés: se estima que menos de 250 individuos.

“Es hora de que los incendios intencionales y los desmontes de bosques y humedales sean catalogados como lo que son: un crimen”, concluyó Giardini.

Desde el Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJU), solicitaron precaución a los conductores ante la posibilidad de desplazamiento de la fauna silvestre sobre Ruta 34.

Los animales intentan huir del fuego, por lo que en las últimas horas desde el CAFAJU se llevó a cabo un rastrillaje por la zona de los incendios y se pudo divisar el desplazamiento de distintas especies.

Ante la posibilidad de que los animales lleguen a zonas urbanas, se recomienda no tener contacto con ellos porque pueden morder y son transmisores de enfermedades. Además, en lo posible, lo ideal es mantenerlos aislados en los lugares hallados y lo más tranquilos posible.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Alaska: La población de osos polares disminuyó 40%

Entre 2004 y 2006 sólo sobrevivieron 2 oseznos de 80 que los científicos estaban ...

El Puente de la Mujer se vistió de bosque desmontado

los activistas exponen la situación que atraviesan los bosques nativos en el país