¿Cuál es la diferencia entre un caimán y un cocodrilo?

Más leídas

Debido a las semejanzas morfológicas, es común que se pase por alto la diferencia entre un caimán y un cocodrilo. Incluso, en el habla popular, se llegan a usar indistintamente esos términos. Sin embargo, no son sinónimos.

Con el apoyo de Diego Gutiérrez Ascención, especialista en herpetofauna de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y de Juan Alfredo López Ramírez, experto en ecología por la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), hemos elaborado la presente guía para ubicar la diferencia entre caimán y cocodrilo.

Semejanzas entre un caimán y un cocodrilo

Más allá de la diferencia, es cierto que existen semejanzas entre un caimán y un cocodrilo. Visto desde la clasificación taxonómica, ambos son parte del orden Crocodylia y, según Alfredo López, llevan más de 200 millones de años sobre la Tierra.

Cocodrilos y caimanes son reptiles, es decir, organismos vertebrados cuya característica anatómica más evidente es la presencia de escamas. Son ovíparos y ectotermos. Debido a esta última característica, se les puede ver fácilmente en orillas de lagos y ríos exponiéndose al Sol con el fin de regular su temperatura.

Si bien cocodrilos y caimanes son parte del mismo orden, cuando se trata de las familias surge la primera distinción a tomar en cuenta. Los primeros conforman a la Crocodylidae, mientras que los segundos a la Alligatoridae.

No obstante, las dos tienen una amplia distribución en las zonas tropicales del planeta. Sus cuerpos son muy similares, de ahí la común confusión. Estos son alargados y fuertes, con escamas óseas en el dorso, que sirven como protección contra los depredadores.

Ambos organismos son capaces de desplazarse dentro del agua, pero también sobre la tierra, pues sus patas están provistas con garras diseñadas para el movimiento terrestre. De hecho, remarca Alfredo López, caimanes y cocodrilos están entre los depredadores tope de sus hábitats.

Para la caza, las familias en cuestión se caracterizan por el uso de esas grandes fauces aprovisionadas con dientes puntiagudos. Los mismos no son para masticar, más bien están destinados al desgarramiento de la presa.

Diferencias

Anatómicamente, la diferencia más marcada entre caimán y cocodrilo, indica Diego Gutiérrez, está en la forma del cráneo. Depende la especie, pero, en general, los cocodrilos van tras presas más grandes. Para ello, su constitución craneal es estilizada y puntiaguda. La de los caimanes, por el contrario, se muestra mucho más ancha y redondeada.

Los dientes, continúa Diego Gutiérrez, también representan una diferencia notable. En los cocodrilos se muestran intercalados entre los del maxilar superior y los del maxilar inferior. Esto se aprecia cuando son vistos de costado. En esa circunstancia, es fácil observar cómo varios dientes sobresalen cuando la boca está cerrada.

Sobre el mismo punto, los caimanes se distinguen por tener cubiertos los dientes del maxilar inferior, cuando son vistos de lado. En ejemplares más viejos es posible notar a estas estructuras sobresaliendo, aunque es poco frecuente.

Ni la coloración ni el tamaño son factores determinantes para ampliar la diferencia entre un caimán y un cocodrilo, pues entran las variables de las distintitas especies. A pesar de esto, dice Alfredo López, si se extrae una conclusión sobre la mayoría de los casos, podría añadirse que los caimanes son más pequeños, robustos y de tonalidades oscuras.

Para terminar, el especialista añade que los cocodrilos tienen glándulas excretoras de sal y los caimanes no. Contar con estos órganos hace que los hábitats de los primeros se extiendan a espacios salobres.

Últimas noticias

La ciencia predice cambios en la población de peces del Atlántico Norte y Ártico

El calentamiento climático amenaza a los peces del Ártico. Estos cambios podrían afectar a las poblaciones de peces en un futuro cercano.