¿Cuál es y cuánto mide el ave voladora más grande del mundo?

Más leídas

El Vultur gryphus, también conocido como cóndor de los Cerros, cóndor andino o cóndor de los Andes, es el ave voladora más grande del mundo debido a la combinación de su peso, 15 kilogramos, y su envergadura, 3,3 metros.

La hembra es más pequeña que el macho. Habita en América del Sur. Más específicamente, se los puede encontrar en la cordillera de los Andes y en las costas del océano Pacífico.

Es el símbolo nacional de Chile, Colombia, Ecuador y Bolivia. Cumple un papel muy importante en la mitología y el folclore de esas regiones.

¿Cuáles son las principales características del ave voladora más grande del mundo?

Sus plumas son de color negro y tienen una especie de collar blanco alrededor del cuello. Los machos, además, tienen grandes manchas blancas en las alas. En la cabeza y el cuello casi no tienen plumas y lucen un color rojo pálido, que puede volverse más intenso dependiendo del estado emocional del cóndor.

Se trata de un ave carroñera: prefiere alimentarse de cadáveres grandes, como los de un ciervo o ganado. Es uno de los pájaros más longevos del mundo, con una esperanza de vida de más de setenta años en algunos casos. En cautiverio, pueden llegar a vivir 75 años.

Una especie el peligro de extinción

Dos de las principales razones por las cuales este animal se encuentra en peligro de extinción son la pérdida de hábitat y el envenenamiento. Además, posee una tasa de reproducción muy baja: suelen poner uno o dos huevos y solo lo hacen cada dos años.

La UICN señala que el cóndor andino puede sufrir envenenamiento provocado por alimentarse de animales intoxicados o por los cebos envenenados que colocan algunos cazadores y ganaderos de forma ilegal.

En Colombia y Venezuela, su disminución ha sido muy brusca, pero se está trabajando para reintroducirlos a sus hábitats naturales.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Últimas noticias

Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, 17 de junio

La desertificación, la degradación de la tierra y la sequía son algunos de los retos medioambientales más acuciantes de nuestro tiempo