El Gato Andino aun corre peligro de extincíon

Este felino es natural de América del Sur. Su distribución se limita a las regiones montañosas de los Andes; al centro y sur del Perú y al norte de Bolivia, Chile y Argentina. La falta de información sobre la especie, la ausencia de políticas específicas de conservación y el incumplimiento de las leyes son factores limitantes, comunes a los cuatro países y que obstaculizan el desarrollo de programas de conservación.

 
El gato andino (Leopardus jacobitus), también conocido como chinchay, gato lince u osjo, es una especies de mamífero carnivoro de la familia felidae. Es uno de los felino menos conocidos y es considerado como la especies más amenazada del continente americano.
 
Habita en zonas de vegetación no muy alta o espesa, así como en las estepa y áreas rocosas. Se le documenta desde los 3.000 a 5.000 msnm, tal vez más alto, por encima de la línea de árboles, aunque hay avistamientos por debajo de los 2.000 msnm.
 
Aunque vive solo en la alta montaña, los valles habitados por humanos actúan como barreras, fragmentando la población, significando que aún bajos niveles de caza furtiva pueden ser devastadoras. Es frecuentemente matado en Chile y en Bolivia debido a supersticiones.
 
Por otro lado, era considerado sagrado por las culturas andinas y estaba relacionado con la abundancia, con el bienestar, los encargados de la ceremonia del marcado de los camélidos, o cuando se iniciaba la siembra, o la cosecha, usaban y aún usan las pieles de ese gato en su vestimenta.
 
Con un subsidio de la Iniciativa Darwin del Reino Unido, bilogos, conservacionistas y educadores de Argentina, Bolivia, Chile y el Reino Unido desarrollan un proyecto para la conservacin del gato andino y de la biodiversidad en la región.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Estados Unidos: Invasión de cangrejos en algunas playas de California

Las playas quedaron cubiertas por un brillante manto rojo debido a los incontables pequeños ...

gato pumas

Creyó que había adoptado un gato y resultó ser un puma

Florencia Lobo, una joven tucumana, adoptó un gatito, pero dos meses después se dio ...