El secreto de las aves terrestres para cruzar los océanos

Más leídas

Científicos del Instituto Max Planck para el Estudio del Comportamiento Animal y la Universidad de Konstanz en Alemania han identificado cómo grandes aves terrestres vuelan sin parar cientos de millas para cruzar el océano abierto sin tomar un descanso para comer o descansar. Usando tecnología de rastreo GPS, el equipo rastreó la migración global de cinco especies de grandes aves terrestres que se aventuran en largos viajes por mar.

Los investigadores encontraron que todas las aves aprovecharon el viento y la elevación para reducir los costos de energía durante el vuelo, incluso ajustando sus rutas migratorias para beneficiarse de las mejores condiciones climáticas. Este es el estudio de mayor alcance hasta la fecha sobre el comportamiento de las aves terrestres durante sus migraciones transoceánicas, que también revela el importante papel de la atmósfera en la odisea particular de estos animales.

Un vuelo sin escalas

Volar sobre mar abierto puede ser peligroso para las aves marinas y terrestres. Pero a diferencia de las aves marinas, estas últimas tienen una dificultad añadida: no pueden detenerse a descansar ni a alimentarse del agua, por lo que deben realizar estos largos viajes por mar en un vuelo sin escalas.

Durante siglos, los observadores de aves asumieron que las aves terrestres grandes solo deberían poder hacer viajes cortos a través del mar (menos de unos 100 kilómetros) y evitar por completo volar sobre el océano abierto.

Sin embargo, gracias a los avances recientes en la tecnología de rastreo GPS, ahora sabemos un poco más sobre cómo se las arreglan para llegar a un buen puerto después de sus agotadores viajes. Los datos obtenidos mediante la instalación de pequeños dispositivos de rastreo en aves silvestres han demostrado que muchas aves terrestres vuelan cientos o incluso miles de millas sobre el mar abierto y los océanos como parte regular de su migración.

¿CIENTOS DE KILÓMETROS ALETEANDO SIN PARAR?

Pero los científicos todavía están desentrañando cómo las aves terrestres pueden lograr esto. El aleteo es una actividad que consume mucha energía, y tratar de mantener un vuelo sin parar durante cientos de millas es una tarea imposible para las aves terrestres grandes y pesadas. En este sentido, algunos estudios han sugerido que para superar este obstáculo las aves realizan estos viajes utilizando el viento de cola: un viento horizontal que sopla en la dirección de vuelo, lo que les ayuda a ahorrar energía. Más recientemente, otro estudio reveló que aves como el águila pescadora , por ejemplo , utilizan las corrientes ascendentes de aire para elevarse y volar sobre mar abierto.

Ahora, este nuevo trabajo, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society bajo el título La interacción del viento y las instalaciones de levantamiento de vuelo sobre el agua en aves voladoras facultativas , ha examinado la migración a través del océano de 65 individuos de 5 especies diferentes para investigar. en cómo las aves terrestres sobreviven a largos vuelos sobre mar abierto. Los investigadores analizaron los datos recopilados durante 9 años de 112 rutas migratorias, contrastando estos con información sobre las condiciones atmosféricas globales para identificar los criterios aplicados por las aves para seleccionar sus rutas de migración en mar abierto.

Los hallazgos no solo confirman el papel del viento de cola para facilitar sus viajes, sino que también revelan el uso generalizado de las corrientes de elevación para ahorrar energía durante estos vuelos sin escalas: la elevación adecuada significa menos resistencia del aire, lo que hace que el viaje por mar sea menor. exigente en términos de energía .

“Hasta hace poco, se suponía que la elevación era baja o ausente y se realizaba a unas pocas decenas de metros sobre la superficie del mar. Hemos demostrado que no es así ”, explica el autor principal del artículo, Elham Nourani , del departamento de biología de la Universidad de Konstanz. “En cambio, encontramos que las aves migratorias ajustan sus rutas de vuelo para beneficiarse de las mejores condiciones de viento y elevación cuando vuelan sobre el mar. Esto les ayuda a seguir volando cientos de millas ”, añade.

18 HORAS PARA RECORRER 700 KILÓMETROS

El abejaruco oriental , Pernis ptilorhynchus, por ejemplo, sobrevuela 700 kilómetros sobre el Mar de China Oriental durante su migración anual desde Japón. La travesía marítima sin escalas de aproximadamente 18 horas se realiza en otoño, cuando las condiciones de circulación del aire son óptimas. “Mediante el uso de corrientes de aire ascendentes, estas aves pueden elevarse hasta un kilómetro sobre la superficie del mar”, dice Nourani.

Pero el estudio también plantea la cuestión de cómo la migración de estas aves se verá afectada por un clima cambiante. “Nuestros hallazgos muestran que muchas aves terrestres dependen del apoyo atmosférico para completar sus migraciones sobre el mar abierto, lo que indica su vulnerabilidad a cualquier cambio en los patrones de circulación atmosférica en la Tierra”, dice el científico.

“Los estudios colaborativos como este son importantes para desentrañar los patrones generales de cómo las aves migratorias dependen de los patrones climáticos. Esto permite que los estudios futuros hagan predicciones sólidas sobre cómo estas aves se verán afectadas por el cambio climático ”, concluye.

Últimas noticias

Piden moratoria para frenar la minería marina

El pedido fue realizado por 115 ongs y será decisivo para aprobar o no la minería marina en los océanos del mundo