Intensifican tareas para la conservación del cauquén colorado

Comúnmente conocidas como “avutardas” (nombre que en Europa se les da a un grupo de aves de vuelo tardío), los cauquenes realizan grandes movimientos migratorios desde el extremo sur de Argentina y Chile hacia el sur de la Provincia de Buenos Aires en su mayoría.

Las poblaciones continental-fueguina de estas aves, integrantes del género Chloephaga, “Cauquén Colorado” se encuentran en notorio retroceso numérico y en serio peligro de extinción.

Nidifican en el extremo sur de la Patagonia y durante el invierno  migran hacia el norte para concentrarse en el sur bonaerense, con predominancia en los partidos de San Cayetano, Tres Arroyos y Dorrego, donde se la puede avistar desde mayo a agosto. Es en este punto geográfico donde realizan la invernada y acuden a alimentarse de hierbas y pasto, carentes en la zona patagónica en época invernal. De esta especie migratoria también se encuentra una población sedentaria distribuida en Islas Malvinas.

En sus vuelos migratorios los cauquenes conforman bandadas mixtas integradas por las tres especies de cauquenes,  el cauquén común, el cauquén real o de cabeza gris y el cauquén colorado. Esta última especie, cuya población actual es de alrededor de 650 individuos, fue declarada Monumento Natural de la Provincia de Buenos Aires –máxima categoría de protección ambiental-, donde el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), a través de su Dirección de Áreas Naturales Protegidas, impulsa acciones orientadas a la conservación de esta ave.

Por este motivo, se intensificaron  los operativos de prevención y control de la caza ilegal, además de intensificarse los  talleres permanentes con productores,  educación y monitoreos poblacionales. Los censos se realizan de forma interdisciplinaria para establecer desde la cantidad de individuos hasta sus pautas de comportamiento. Se utilizan metodologías de conteo directo y muestra del hábitat que utilizan.

Durante los meses de invernada de la especie se recorren y  realizan actividades de control en cotos de caza menor, caminos rurales y rutas de los partidos del sur bonaerense, además del personal a cargo del Monumento Natural, participan Guardaparques de las Reservas Naturales de Bahía Blanca, El Destino, Mar Chiquita y del Refugio de Vida Silvestre de Punta Indio.

Asimismo, la cartera ambiental provincial programó la colocación de radiotransmisores para transmitir el proceso de detección e identificación de las rutas migratorias y favorecer los procedimientos de fiscalización y prevención de la caza furtiva, en un trabajo en conjunto con el INTA.

El OPDS  centraliza la realización de denuncias de páginas web que promueven la caza de la especie. Éstas se dirigen a la Unidad Fiscal de Medio Ambiente (UFIMA), lo que constituye una etapa de judicialización de la caza ilegal de estas especies.

Los cauquenes constituyeron recursos invalorables para las poblaciones originarias de América, que los utilizaban principalmente por el valor de sus huevos, su carne y su plumaje.

Hasta hace un tiempo se encontraba catalogada para la provincia de Buenos Aires como una especie plaga, por lo que algunos sectores cinegéticos fomentaban su caza, Esta práctica conllevo entre otros motivos a su disminución poblacional. En la actualidad la legislación provincial permite ofrecerles un marco de protección tendiente a la recuperación de los números poblacionales.

Tags:

Esto tambien te puede interesar