Japón busca reanudar la caza de ballenas en el Océano Atlántico a partir de 2015

Japón busca apoyo internacional para reanudar la caza de ballenas en el Océano Antártico el año próximo mediante la reducción del programa de investigación ballenera que el tribunal máximo de las Naciones Unidas rechazó este año, dijeron el miércoles funcionarios pesqueros, informa la agencia AP.

 
La caza ballenera para propósitos de investigación es una excepción a la prohibición internacional de 1986 a la caza comercial, y Japón ha efectuado cacerías en el Atlántico y Pacífico sobre esa base falsa. Pero en marzo, el Tribunal Internacional de Justicia dictaminó que el programa antártico no era científico, tal como sostenía Japón, y que debía cesar.
 
La agencia de pesca de Japón está elaborando un programa revisado para enviarlo al comité científico de la Comisión Ballenera Internacional en noviembre. La agencia anunciará su intención y su plan básico en la reunión de la comisión del 15 al 18 de septiembre en Eslovenia.
 
El nuevo programa atenderá los problemas señalados por el tribunal, dijo un funcionario de la agencia con la condición de no ser identificado en cumplimiento de las reglas del departamento. El tribunal dijo que el programa antártico produjo poca investigación y no explicó por qué tenía que matar tantas ballenas para el estudio.
 
La aprobación de la Comisión Ballenera Internacional no es obligatoria, pero probablemente todo intento japonés de reanudar la caza ballenera será blanco de un intenso escrutinio para determinar si cumple o no con el dictamen del tribunal.
 
Después de completar su cuota antártica de 440 ballenas durante 17 años, Japón duplicó con creces a 935 ballenas minke (rorcual enana) en 2005. Estuvo cerca del objetivo solo el año siguiente y a partir de entonces ha bajado, particularmente porque la demanda de carne de ballena se redujo significativamente en el país.
 
El gobierno también ha tenido que gastar fondos de los contribuyentes para mantener las operaciones balleneras. Las violentas protestas del grupo Sea Shepherd también contribuyeron a la declinación de la caza.
 
Durante la temporada 2013-2014, Japón cazó 251 ballenas en el Antártico, una cuarta parte de su meta, y otras 224 en el programa del Pacífico norte, que no es tan controversial. Japón también caza más de 160 ballenas en sus costas, fuera de la supervisión de la Comisión.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Israel, el primer país que prohíbe el comercio de pieles de animales para la moda

En otros países como EE. UU. o Brasil existen prohibiciones similares, aunque son de ...

España: Especies invasoras de ardillas y culebras llegan a Tenerife

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas exige un plan de contención para estos animales

México: la Policía ecológica colabora con la protección de la tortuga marina

La Policía ecológica recolectó un total de 988 huevos de tortuga marina, así también ...