Los gobiernos latinoamericanos manifestaron su rechazo a la caza de ballenas

Ante la inminente llegada a la Flota Ballenera de Japón a las aguas del Santuario de Ballenas del Océano Austral, los Gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) e integrantes del Grupo Buenos Aires (GBA), reiteraron públicamente a través de un comunicado de prensa su más firme rechazo a la continuada caza de ballenas, que incluye especies clasificadas como amenazadas.

A través de un comunicado de prensa, los 11 países integrantes del GBA expresaron su grave preocupación acerca de los ‘Permisos Especiales’ emitidos por Japón, para  cazar en el Océano Austral 850 ballenas Minke Antárticas, 50 ballenas Fin y 50 ballenas Jorobadas; destacando que dichos límites de captura evidencian claramente una operación de naturaleza comercial sin ninguna justificación científica.
 
En el comunicado, el GBA afirma que: ”los programas con que Japón justifica sus acciones en este ámbito no cumplen con los estándares científicos internacionales, ni por demás, han logrado cumplir sus supuestos objetivos y considera que las tecnologías modernas permiten llevar a cabo investigaciones sobre ballenas con métodos no letales, sin que sea necesaria su muerte para el levantamiento de información científica.”
 
En base a lo expresado, el GBA públicamente reiteró su más enérgica oposición a la continua muerte de ballenas ocasionada o que se ocasionará bajo supuestas justificaciones de estudio científico, y reafirmó su inalterable compromiso con la conservación, el uso y la investigación no letal de estos cetáceos, el mantenimiento de la moratoria comercial en vigencia desde 1986 y el respeto a la integridad de los santuarios balleneros reconocidos por la CBI.
 
El comunicado exhorta al Gobierno del Japón a poner fin a la caza de ballenas que realiza en un santuario que fue establecido por la CBI precisamente con el objetivo de proteger a dichos cetáceos.
 
En el 2012, las subvenciones alcanzaron los 2.28 billones de yenes (15.6 millones de libras) desviados del presupuesto para la reconstrucción de la región devastada por el tsunami de marzo de 2011. Este Reporte finaliza haciendo un llamamiento al gobierno de Japón a abandonar la cacería y promover el turismo de observación de ballenas a lo largo de su costa, una industria ‘pro economía, pro ballena”  que no requiere de subsidios y genera numeroso beneficios sobre todo para las comunidades costeras.

Tags:

Esto tambien te puede interesar