Murió en Italia la chimpancé más anciana de Europa a los 49 años

La chimpancé más anciana de Europa, Judy, falleció a los 49 años después de desayunar y dar un paseo a la sombra junto a Davidino, el macho dominante en el Parque Naturaleza Viva de Bussolengo, en la provincia italiana de Verona, se informó hoy.

Judy se despertó antes que sus compañeros, comió algo, se acostó un rato al sol y cuando llegó Davidino se levantó para saludarlo. Caminaron juntos un largo trecho y luego se acostó por última vez debajo de su árbol.

El parque veronese comunicó hoy que el pasado viernes “a las 9.32, Judy cerró los ojos y se durmió para siempre”.

La chimpancé había nacido en 1972 en el Parque Naturaleza Viva de la ciudad de Bussolengo, donde fundó una colonia histórica, con once integrantes.

La chimpancé compartía su primado con Samy, su “amiga” de toda la vida, con la que en los días de lluvia se refugiaban juntas y tomadas del brazo.

El récord anterior de longevidad, para Europa, pertenece a otro chimpancé que vivió en un zoológico de Barcelona, hasta los 58 años.

Madre en ocho oportunidades y también abuela, el rol social de Judy era muy importante. Testimonio de ello es la reacción inmediata de su compañero de vida tras su muerte, Tommy, quien, ante los ojos del público y de las cámaras de vigilancia se le acercó e intentó despertarla enérgicamente.

Otros chimpancés, pensando que se trataba de una agresión, intervinieron para alejarlo, pero Tommy tomó a Judy de una pierna y la llevó hacia una gruta, lejos de las miradas de todos.

El grupo lanzó un último pedido de ayuda a la etóloga quien, mientras tanto, llegaba al sendero público hacia el que Tommy arrastró a Judy, ya sin vida.

En ese momento, un guardián organizó un regreso de emergencia de todos los chimpancés a los pasillos internos, donde el propio Tommy, una vez más, tiraba de Judy sin soltarla.

“Su avanzada edad había puesto progresivamente a prueba su vista y su forma de mirarnos después de reconocer la voz, entrecerrando los ojos un poco para reconocernos mejor”, explicó Caterina Spiezio, jefa del sector de investigación y conservación del parque.

Judy pertenecía a una especie bajo amenaza de extinción en África ecuatorial, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y a una de las subespecies menos representadas en los parques zoológicos de Europa.

Su contribución en vida fue mu preciada y lo será también tras su muerte.

Su patrimonio genético será perpetuado por Valentina, su hija, y por Giuditta, su nieta.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Argentina: Misterio en Embalse por las mojarras que aparecen muertas

Policía Ambiental señala que aún no tienen definiciones de laboratorio sobre las causas. No ...

Nepal: Sacrificarán a más de 200 mil animales

Activistas buscan evitar la matanza que se lleva a cabo cada cinco años durante ...

gato

Diez mitos sobre mascotas y Covid-19

Los animales de compañía no pueden transmitir el virus a las personas, aseguran organizaciones ...