sábado, enero 28, 2023

Reino Unido: A un zoo donde murieron 500 animales le dieron una nueva licencia

Más leídas
El zoológico South Lakes Safari ubicado en la localidad de Dalton-in-Furnes, en la región de Cumbria al norte de Reino Unido, ha conseguido una nueva licencia para mantener sus puertas abiertas durante cuatro años más.

 
La decisión, que ha cogido por sorpresa a colectivos de defensa de los animales, está envuelta en una polémica a raíz de los cuidados prestados por la empresa a los animales que tiene a su custodia, según han recogido varios medios ingleses.
 
En un informe del pasado febrero se reveló que alrededor de 500 murieron a causa de las condiciones pésimas en las que vivían, entre las que se han incluido la hipotermia y la delgadez extrema, en el periodo de diciembre de 2013 a septiembre de 2016. Ahora, los inspectores han dado el visto bueno para que se le conceda una nueva licencia tras habérsela denegado dos meses antes.
 
La última inspección, además de desvelar que el complejo perdió cada año un 12% de sus animales, descubrió en qué estado calamitoso se hallaban y de qué manera fallecieron.
 
La lista es extensa: una tortuga pereció electrocutada al acercarse al vallado eléctrico, un mono ardilla fue localizado detrás de un radiador o el caso de dos leopardos a quienes sus cuidadores encontraron medio devorados en su propio recinto.
 
Pese a las presiones llevadas a cabo por la asociación Captive Animals Protection Society (CAPS), que vela por el fin del uso de animales como entretenimiento, los inspectores ‘están satisfechos’ al comprobar que en la actualidad ‘ha habido un cambio palpable de actitud, tanto de dedicación como de entusiasmo por parte de la plantilla’.
 
Una afirmación que desmiente Maddy Taylor, portavoz de CAPS, al asegurar que no se ha producido ningún cambio en el equipo directivo.
  Llegaron las primeras ballenas a la Península Valdés
Últimas noticias

El espectacular anidamiento de la tortuga gigante del Amazonas, en riesgo de desaparición

La explotación comercial de la tortuga gigante del Amazonas empleada como alimento, ha condenado a la desaparición en algunos tramos del río.

Noticias relacionadas