Suecia autoriza la mayor caza de linces de su historia

Más leídas

Mientras en España el lince es una especie altamente protegida, con fuertes multas e incluso penas de prisión para quienes causen la muerte de uno de estos animales, en Suecia las cosas van en sentido opuesto. El Gobierno del país acaba de autorizar la caza de 201 ejemplares de esta especie, cifra que duplica la del año pasado. Esta decisión se produce después de que el país escandinavo aprobara hace solo unas semanas la matanza más grande de lobos de la reciente historia.

La decisión gubernamental ha desconcertado tanto a expertos como a ciudadanos de a pie, que consideran que no tiene otra justificación que la obtención de trofeos de caza, ya que estos felinos no representan una amenaza para los humanos o el ganado. De hecho, la asociación de cazadores de Suecia, Svenska Jägareförbundet, ha declarado al diario The Guardian que “esta caza no está justificada en absoluto por ningún peligro para los humanos. Tampoco lo es la caza de lobos: no hay casos documentados de lobos atacando a humanos en los tiempos modernos suecos”.

“La caza del lince tiene más que ver con la diversión y, para algunos cazadores, por supuesto, la piel es su motivación”, añadió.

El lince euroasiático es el tercer depredador más grande de Europa, después del oso pardo y el lobo, y es una de las especies de felinos salvajes de mayor distribución.

La escasez de alimentos, la endogamia, la pérdida de hábitat, las colisiones de vehículos y los cazadores furtivos de pieles llevaron a sus poblaciones al borde de la extinción a principios del siglo pasado, pero los esfuerzos de conservación han hecho que la especie se recupere. Sin embargo, siguen en peligro crítico y su número está disminuyendo hasta el punto de que pueden convertirse en la primera especie de felino en extinguirse.

El mes pasado, un equipo de conservacionistas informó que la población de linces en Francia se ha reducido a alrededor de 120 o 150 adultos. También estimaron que la diversidad genética de los gatos era tan baja que podrían extinguirse en el país en los próximos 30 años. El análisis de ADN de los animales mostró que el lince de Francia tenía la diversidad genética de una población efectiva de sólo 38 animales.

En comparación, Suecia tiene una población mayor, estimada en alrededor de 1.450 animales, pero así y todo esa cifra es de 300 ejemplares menos que hace una década.

Según el grupo de defensa de los derechos de los animales, Svenska Rovdjursföreningen, el nuevo cupo de caza autorizado no es ético ni sostenible. Señalan que esta caza “comienza justo en medio de la corta temporada de apareamiento del lince, lo que es una clara violación de la Directiva de Hábitats de la UE”. Los cazadores usan perros para asustar al lince para que no se esconda y trate de huir hacia los árboles, donde son blanco fácil.

El lince ha sido votado como el carnívoro más popular de Suecia, según la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas. Svenska Rovdjursföreningen ha lanzado una campaña para que se ponga fin a esta cruel práctica de caza de trofeos.

Y TAMBIÉN CAZA DE LOBOS

En enero, además, comenzó la caza de lobos en este mismo país, a pesar de que sus poblaciones se encuentran claramente amenazadas. El Gobierno autorizó la caza de 75 ejemplares, la mayor cantidad permitida desde que los lobos desaparecieron en este país en los años 60.

Desde la llegada de tres lobos procedentes de Finlandia y Rusia y el nacimiento de una primera camada en 1983, el número de lobos en Suecia ha seguido aumentando, alcanzando los 460 animales en el último censo, realizado en el invierno de 2021-2022, según el diario Le Monde. Su población es considerada demasiado grande por la organización de cazadores y criadores, quienes creen que sacrificar 75 lobos no será suficiente.

Últimas noticias

Una enzima permite diseñar cultivos devoradores de carbono

Descubre cómo una enzima crítica revela nuevos conocimientos sobre el proceso de fijación de carbono en células y microorganismos.