Detectan agua en la atmósfera de una “supertierra” potencialmente habitable

El exoplaneta, conocido como K2-18b, es ocho veces la masa de la Tierra y se conoce como supertierra, o exoplanetas entre la masa de la Tierra y Neptuno. Orbita una estrella enana roja a 110 años luz de la Tierra en la constelación de Leo. El planeta fue descubierto por primera vez en 2015 por la nave espacial Kepler de la NASA.

Un equipo de investigación utilizó datos de archivo recopilados por el Telescopio Espacial Hubble entre 2016 y 2017 que capturaron la luz de las estrellas a medida que pasaban por la atmósfera del exoplaneta. Los investigadores dijeron que vieron claramente la firma del vapor de agua en la atmósfera cuando pusieron los datos a través de algoritmos. También observaron las firmas de hidrógeno y helio en la atmósfera, dos de los elementos más abundantes en el universo.

La detección de vapor de agua en la atmósfera de este exoplaneta es particularmente emocionante para los investigadores porque el exoplaneta también se encuentra dentro de la zona habitable de su estrella, que incluye las temperaturas correctas para que exista agua líquida en la superficie del planeta y que posiblemente pueda albergar vida tal como la entendemos.

Los investigadores publicaron sus hallazgos en la revista Nature Astronomy el miércoles.

“Encontrar agua en un mundo potencialmente habitable que no sea la Tierra es increíblemente emocionante”, dijo Angelos Tsiaras, autor del estudio e investigador asociado en el Centro de Datos de Exoquímica Espacial del University College de Londres. “K2-18b no es la ‘Tierra 2.0’ ya que es significativamente más pesado y tiene una composición atmosférica diferente. Sin embargo, nos acerca a responder la pregunta fundamental: ¿Es la Tierra única?”.

Esto tambien te puede interesar

Rollos de película de hace 50 años confirman el deshielo antártico

Señales de radar de los años setenta muestran cómo ha adelgazado uno de los ...

El Universo ya tenía estrellas 250 millones de años después del Big Bang

Han llegado a esa conclusión tras la detección de oxígeno en la galaxia MACS1149-JD1