Argentina: La demanda de útiles escolares reciclados creció más de un 50%

Los produce la cooperativa Creando Conciencia, a través de la reutilización del telgopor, uno de los materiales más difíciles de trazar y que mayor daño producen.

En el raid previo al comienzo de las clases, caracterizado por las corridas para comprar todo lo que pide cada una de las instituciones, y encontrar a su vez los precios más accesibles, se observa una novedad que llega como un soplo de aire fresco en épocas de calor: la tendencia a tomar en cuenta los aspectos ambientales y sociales, como factor de decisión.

Así se desprende de los resultados observados, durante los meses de diciembre, enero y parte de febrero, por la cooperativa Creando Conciencia, conformada por ex cartoneros. La demanda de su línea de útiles escolares reciclados, a partir de la transformación del telgopor, creció un 52 % respecto de los mismos meses del año anterior.

Los primeros pedidos, de fines de 2021, fueron destinados a supermercados cooperativos y organismos públicos. Mientras que la venta en comercios más chicos y de barrio aumentó especialmente entre los últimos días de enero y las primeras semanas de febrero.

La Obrera, supermercado cooperativo con 135 sucursales en todo el país, fue uno de los primeros en adquirir los útiles escolares reciclados, así como también la municipalidad de San José, en la provincia de Entre Ríos, hizo lo propio para abastecer a escuelas de la zona. Lo mismo sucedió en la comuna de Empalme Villa Constitución, en Santa Fe y, entre otros representantes de la economía social hizo lo propio la cooperativa Minka, de La Plata.

El set de útiles reciclados de Creando Conciencia consta de una regla, una escuadra (de 45 y 60 grados), un transportador y una paleta de pinturas. La regla, puntualmente, ofrece un diseño innovador, ya que se utiliza también como compás y tiene un borde ondulado aplicable a marcaciones decorativas.

La línea de útiles fue ideada por el diseñador industrial Facundo Spataro, profesor en la carrera de Diseño Industrial (UBA) y Escuelas ORT.

Para producir los útiles escolares, a partir del telgopor, se comienza con la recolección y separación del material; luego se le quita el aire, achicándose en una proporción de 10 a 1, y se muele. Más tarde, se extruda y, por último, se inyecta en matrices diseñadas específicamente para generar los útiles.

La línea fue lanzada en noviembre de 2019, y a partir del julio del 2020 comenzó a ser producida, a mayor escala, luego de la inauguración del Polo Cooperativo de Creando Conciencia, donde se llegó a sacar 800 juegos por día.

En la producción intervienen 12 socios de la cooperativa, contando también con una fuerte tecnificación: una Inyectora Rocem R178, dos tampógrafos para estampado automáticos, una termoformadora para skin pack y una troqueladora de blisters.

La presidenta de Creando Conciencia, Noelia Segovia, destacó: “Los útiles escolares son el producto final de un proceso virtuoso que comienza con la separación de residuos, el reciclado, la transformación de los mismos y, por último, el producto terminado. En ese proceso, apuntamos al cuidado del medio ambiente y la inclusión de personas que son incorporadas al sistema, con trabajos dignos y coberturas sociales. La mayor conciencia ambiental, en especial durante este año, está ayudando a que los útiles reciclados, de a poco, comiencen a tener lugar en las aulas”.

De acuerdo a los pedidos de los últimos meses, la tendencia a elegir útiles reciclados ya no es solo una expresión de buenas intenciones, sino una realidad que ocupa un lugar importante en la mente de los consumidores. De esa manera, ya no se apunta solo al mejor precio, sino también a que la producción sea social y ambientalmente responsable.

Tags:

Esto tambien te puede interesar