Australia: reunión para la creación de santuarios marinos en la Antártida

Los miembros de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) – que cuenta con 24 países miembros – se reúnen en Hobart, en la isla australiana de Tasmania, para tratar de llegar a un acuerdo tras varios intentos fallidos.

 
El objetivo es proteger los ‘últimos territorios marítimos vírgenes’, según las palabras de los ecologistas, hábitat de unas 16.000 especias, entre las que se encuentran ballenas, focas, pingüinos y peces endémicos.
 
‘Es tiempo de actuar’, afirmó Andrea Kavanagh, director del proyecto de creación de santuarios en el océano Austral para el Pew Environment Trust. ‘Los países pueden superar los intentos fallidos, poniéndose de acuerdo para proteger a estas regiones fundamentales’, añadió.
 
Un primer proyecto, liderado por Francia, Australia y Alemania, recomienda la creación de siete áreas marinas protegidas en el lado oriental de la Antártida, del lado del Océano Índico, en una superficie de 1,6 millones de km2. Estados Unidos y Nueva Zelanda quieren establecer un área marítima protegida en el Mar de Ross (suroeste del Antártico), que se extendería en una superficie de más de 1,25 millones de km2.
 
La superficie total de las áreas marinas protegidas sería un poco más pequeña que India y cinco veces más grande que Francia. Para que estas áreas protegidas sean instauradas, deben recibir el acuerdo de todos los países del CCRVMA, un organismo creado en 1982 mediante una convención internacional con el objetivo de conservar la fauna y flora marina de la Antártida.
 
Estas propuestas fueron discutidas en el pasado julio durante un encuentro en Alemania, pero no se llegó a ningún acuerdo, debido – según las ONG – a la oposición de Rusia y Ucrania, que consideran negativas las restricciones sobre la industria pesquera.
 
Desde entonces, Rusia ha enviado señalas confusas y las negociaciones son ‘difíciles’, según los expertos, que no tienen claro la dirección que tomará finalmente Rusia.
 
‘Siempre supimos que habría oposición de aquellos que tienen intereses relacionados con la pesca en la zona, o que piensan que tendrán [intereses] algún día’, declaró en septiembre el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key.
 
Para intentar resquebrajar la resistencia de Moscú, los países que defienden la creación de una zona protegida en el mar de Ross redujeron la superficie de más del 20% en relación a la propuesta inicial, una táctica de negociación calificada de ‘sorprendente’ por el Instituto de Política Estratégica de Australia (ASPI), un centro de investigación con sede en Canberra.
 
‘Es difícil esperar un resultado positivo’, concluyó este instituto en un informe publicado el lunes. ‘Como una de las últimas regiones vírgenes, la Antártida merece reconocimiento, respeto y un compromiso especial por parte de los gobiernos que han decidido gestionarla’, añadió el texto.
 
Los defensores de los santuarios marítimos, entre los cuales algunos llevan trabajando en el proyecto ocho años, indicaron que no bajarán los brazos, incluso si se fracasa en Hobart.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

cambio climatico desperdicio de alimentos

El Vaticano lanzó una campaña contra el desperdicio de alimentos

El Vaticano inició un seminario de dos días coorganizado con la fundación Rockefeller con ...

bolsas de plastico mandioca

Contra el plástico: las bolsas de mandioca que se disuelven en agua

Las bolsas plásticas son un gran problema, contaminan mucho y tardan cientos de años ...