Cámaras trampa en lo alto de los árboles revelan especies fascinantes en Parque Nacional en Ruanda

Acercarse sigilosamente a los animales puede ser difícil. Es por eso que, para estudiar animales en la naturaleza, los investigadores de vida silvestre a menudo recurren a cámaras con sensores de movimiento, también conocidas como cámaras trampa. Sin embargo, la mayoría de estas cámaras se colocan a nivel del suelo, dejando un mundo diverso de animales sin estudiar: los que habitan en lo alto de los árboles.

En el bosque tropical montano del Parque Nacional Nyungwe, Ruanda, un equipo de investigadores trepó alrededor de 10 metros en los árboles para instalar cámaras trampa arbóreas. También colocaron uno de estos dispositivos en la base de cada árbol.

Las 108 cámaras capturaron más de 27 000 fotos de vida silvestre en un período de 30 días, según un estudio publicado en la revista Animal Conservation realizado en colaboración con WCS Ruanda, la Universidad de Florida, WWF y la Universidad de Rice.

En las fotos se registraron 35 especies diferentes de mamíferos, incluidas seis especies de primates y un linsang africano (Poiana richardsonii), un pequeño mamífero raro que no se había visto anteriormente en el parque.

El Parque Nacional Nyungwe contiene muchas especies amenazadas y en peligro de extinción a nivel mundial, y es un sitio de máxima prioridad para la conservación de la biodiversidad. Saber qué animales están presentes en un área es clave para tomar las medidas necesarias para protegerlos.

«Debido a que estas cámaras funcionan todo el día y toda la noche, pueden fotografiar animales que se mueven por el paisaje y que el ojo humano puede haber pasado por alto», dijo Jennifer Moore, investigadora postdoctoral de la Universidad de Florida y autora principal del nuevo estudio. «Debido a esto, es muy probable que las cámaras trampa documenten especies raras de interés para la conservación».

Moore se preguntó si colocar cámaras trampa en los árboles podía ayudar a generar una imagen más completa de la riqueza de especies de mamíferos. También tenía curiosidad sobre la efectividad de las cámaras trampa en comparación con el método tradicional de reconocimiento de mamíferos, en el que los investigadores caminan a lo largo de líneas rectas o transectos, y toman nota de todos los animales que encuentran.

«La riqueza de especies nos habla sobre la salud de un ecosistema. Una mayor riqueza de especies es generalmente un signo de un ecosistema más estable», dijo Moore.

Los investigadores descubrieron que el uso de los tres métodos (cámaras terrestres y arbóreas junto con transectos lineales) proporciona la imagen más completa de la riqueza de especies. Pero si solo se pueden emplear dos métodos, ya sea por tiempo, financiamiento u otras limitaciones logísticas, el uso de una combinación de cámaras terrestres y arbóreas dio estimaciones más altas y precisas de la presencia de animales en un área que cualquier otra combinación de métodos.

Pero la metodología de las cámaras trampa no está exenta de problemas. Una dificultad particular, dijo Moore, es que las cámaras pueden ser activadas por cualquier movimiento: hojas que soplan en el viento o una rama que se balancea. Estas son cosas que suceden con más frecuencia en los árboles, especialmente a medida que uno se acerca al dosel. Los destellos falsos de las cámaras dan como resultado muchas fotos sin animales. Por ejemplo, de las aproximadamente 71 000 fotos totales capturadas para este estudio, solo alrededor de un tercio fueron utilizables.

A pesar de algunos de los problemas logísticos y técnicos, Moore dijo que quiere transmitir el mensaje de que las cámaras trampa arbóreas son un método viable para el monitoreo de especies, especialmente para las personas que estudian primates. «Pudimos tomar fotos de primates que sabíamos que estaban allí pero que nunca habíamos podido fotografiar», indicó. Estas fotos pueden ser útiles para comprender el comportamiento de los animales y sus movimientos a través del bosque.

«Mucha gente piensa que ahora ya lo sabemos todo, pero el trabajo de la WCS en el Parque Nacional Nyungwe comenzó en los años 80 y el año pasado encontramos una nueva especie en el parque». Eso demuestra que incluso en lugares donde los investigadores han estado durante décadas, hay mucho más por descubrir.

Tags:

Esto tambien te puede interesar