Cubitos de hielo con gelatina para ayudar al planeta: el original invento para ahorrar agua

¿Alguna vez has pensado en reversionar algo tan común y utilizado, sobre todo en el verano, como son los cubitos de hielo? En esta nota te contamos todo sobre un estudio que está dando qué hablar.

Nada más simple como los cubitos de hielo para enfriar las bebidas. ¿Quién no los ha utilizado alguna vez? Ya sea los elaborados caseramente, en cubeteras, como los rolitos que se compran en las fábricas. A los hogares se les suman algunos otros lugares como la industria alimenticia, que los utiliza para refrigerar alimentos y bebidas.

Si eres de los que se preocupa por el medio ambiente y por la falta de agua potable, y eres de cuidar los recursos, ¿te has puesto a pensar que los cubitos de hielo son una manera de desperdiciar agua? Se utiliza este recurso potable y una vez que se derriten no pueden ser reutilizados.

Eso es lo que pensaron investigadores de la Universidad de California, Davis, quienes llevan adelante el proyecto de los cubitos de hielo reutilizables hechos con gelatina. Conozcamos un poco más sobre esto.

Proyecto: cubitos de hielo con gelatina

¿De qué se trata esta idea? Como se mencionó este es un proyecto de investigadores de la Universidad de California, Davis, quienes desarrollaron un nuevo tipo de cubitos de hielo con gelatina, que no posee plástico, son reutilizables ya que no se derriten, compostables y antimicrobianos. La investigación se publicó en la revista Sustainable Chemistry & Engineering de la American Chemical Society.

La idea surgió a partir de que la profesora asociada al Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Luxin Wang, viera la cantidad de hielo que se utilizaba en las las plantas de procesamiento de pescado, además de la contaminación cruzada que el agua de deshielo puede esparcir entre los productos.

Esta idea podría revolucionar el mercado ya que no se debería utilizar hielo en paquetes de enfriamiento tradicionales sino que estos cubitos de hielo novedosos se podrían reutilizar y así hacer un consumo más responsable del agua potable.

Pero, ¿cuál es la diferencia? Estos cubitos contienen más del 90% de agua y otros componentes para retener y estabilizar la estructura. Pueden durar hasta 13 horas enfriando y luego será tan simple como enjuagarlo y ponerlo en el freezer para volver a congelarlo, pudiendo reutilizarlos una docena de veces.

Además, según declararon los propios investigadores, son suaves al tacto como un postre de gelatina y cambian de color según la temperatura.

Según los primeros testeos pueden soportar hasta 10 kilos sin perder su forma y la plancha se puede cortar en cualquier tamaño y figura según la necesidad de las personas, otra ventaja para aquellos que viven peleando para romper los cubitos de hielo y hacerlos más pequeños.

Otro dato a favor es que, una vez que ya hayan cumplido con su vida útil, se puede tirar sobre el césped o a la basura ya que no contaminan.

En base a lo que detallaron los investigadores, estos cubitos de hielo de gelatina no sólo podrían reducir el consumo de agua sino que ofrecerían temperaturas estables para reducir el deterioro de los alimentos, lo que los hace ideales para la industria alimentaria.

Además, en julio se presentó una patente para el diseño y los científicos esperan utilizar en un futuro residuos agrícolas reciclados o subproductos como material refrigerante.

Los desafíos del agua

Como se dijo anteriormente, es clave cuidar el agua ya que muchos procesos naturales, sumados al accionar del hombre están dejando sin agua potable a algunas sociedades a lo largo del mundo y eso continuará creciendo si no se actúa de manera rápida y efectiva.

Según un informe de la UNESCO, si bien existe suficiente agua dulce para la población mundial, el problema está en que su distribución no es equitativa y que el cambio climático y las acciones humanas generan escasez.

Entre las causales por la falta de agua se puede mencionar no sólo el cambio climático, sino también la huella hídrica, y la contaminación de los recursos a través de desechos como plásticos y químicos.

Por eso, es fundamental poder cuidar el agua potable, incluso en las rutinas más comunes porque, aunque pequeñas que parezcan, colaboran y mucho, como lo es el caso de estos cubitos de hielo reutilizables. Incluso, es tal su importancia que entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030, más precisamente en el sexto punto, se encuentra el acceso a agua limpia y saneamiento.

Y esto no es un dicho o algo que pasará en muchos siglos. El cambio climático está actuando y afecta sobre este recurso vital. A continuación algunos datos sobre el agua, brindados por Naciones Unidas:

  • – 2 000 millones de personas viven en países que sufren escasez de agua.
  • – 2 200 millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable gestionados de forma segura.
  • – Casi 2 000 millones de personas dependen de centros de atención de la salud que carecen de servicios básicos de agua.
  • -Alrededor de 4200 millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento gestionados de forma segura.
  • – Aproximadamente 300.000 niños menores de cinco años mueren por año debido a enfermedades causadas por falta de agua potable.
  • – El 90% de los desastres naturales están relacionados con el agua.
  • – El 80% de las aguas residuales retornan al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas.
  • – La agricultura representa el 70% de la extracción mundial de agua.

FORMAS DE CUIDAR EL AGUA DESDE TU HOGAR

Aunque te parezcan pequeños actos en tu vida cotidiana pueden hacer la diferencia a la hora de cuidar este valioso y vital recurso que es el agua potable.

Más allá de los cubitos de hielo reutilizables existen algunos consejos que puedes implementar en tu vida cotidiana y a continuación te damos algunas ideas para que puedas poner en práctica.

  • – Cerrar las canillas. Muchas veces abrimos las canillas de la cocina para, por ejemplo, lavar platos y las personas se ponen a hablar con otras, o pierden tiempo tal vez mirando la televisión. Probar de abrir la canilla, mojar toda la vajilla, cerrarlarla mientras se enjabonan los platos y volver a abrirla para poder enjuagar es una gran opción, en lugar de dejarla continuamente abierta.
  • – No perder tiempo en la ducha. Todos adoramos darnos largos baños y dejar que el agua corra por el cuerpo para relajar luego de un largo día. Sin embargo, de esta manera se pierden muchos litros de agua potable. Lo recomendado es hacer un baño corto para desperdiciar la menor cantidad de agua posible. En el caso que quieras tomar un baño largo, tal vez sea recomendable que uses un tapón de bañera y solo la llenes hasta la mitad. Así evitarás mantener durante largos minutos la canilla abierta en donde, posiblemente, se desperdicien aún más litros.
  • – Reutilización de agua. Estamos acostumbrados a usar el agua y dejar que se vaya por el fregadero o incluso que se pierda en la calle. Darle un segundo uso a ese recurso sería de mucha ayuda. ¿Cómo? Por ejemplo, con el agua que se use para cocinar o para lavar la ropa se pueden regar las plantas o baldear el patio.
  • – Evitar tirar cosas por el inodoro y producir descargas innecesarias. Muchas veces se tiran pelos o papeles por el inodoro. Esto produce una descarga innecesaria en la que, según el modelo, se desperdician muchos litros de agua. Por eso, es importante utilizarlo solo para lo que es necesario.

Tags:

Esto tambien te puede interesar