Ecuador: Quito prohibió los espectáculos con sufrimiento animal

La alcaldía de Quito expidió una ordenanza que prohíbe los espectáculos donde haya sufrimiento de animales. Esta medida busca el fin de las corridas de toros en la ciudad. Sin embargo, los defensores de la “fiesta brava” intentan revertir legalmente la prohibición.

Quito mantiene una política animalista, pero algunos sectores se resisten. Actualmente, el municipio atraviesa un litigio en la corte constitucional de Ecuador con el que los amantes de la tauromaquia pretenden que prevalezca lo que llaman “derecho a la cultura” para frenar esta iniciativa.

Además, los sectores más conservadores buscan que en la Corte se revierta el resultado de una Consulta Popular de 2008. En ese entonces, más del 50% de los habitantes de Quito apoyaron la prohibición de espectáculos que tengan como finalidad dar muerte al animal.

Con la ordenanza emitida ahora, la abolición definitiva de la tauromaquia se siente más cercana en la capital de Ecuador. Si se logra mantener la normativa, dejará de suceder la corrida “Jesús del Gran Poder”, una de las más importantes de América.

¿Qué dice la normativa que creó Quito para frenar las corridas?

En el apartado De los animales destinados al entrenamiento, el artículo 46 de la ordenanza reza: “De peleas o combates públicos o privados. Queda expresamente prohibido todo tipo de espectáculos públicos o privados que impliquen sufrimiento, maltrato, muerte o cualquier tipo de atentado al bienestar animal“.

Asimismo, “cualquier tipo de espectáculo que involucre combates entre animales o entre animales y personas, así como el entrenamiento de animales para estos fines en el Distrito Metropolitano de Quito”.

La ordenanza de hoy se suma a la decisión de la actual alcaldía de Quito de eliminar de la centenaria Plaza Belmonte todos los festejos taurinos, dejando a Quito sin rastros de la fiesta brava en la conmemoración de fundación cada diciembre.

Así, la fiesta brava en Quito vive un estado de agonía a la espera de que la corte constitucional se pronuncie sobre la pretensión de los taurinos de retomar las corridas, y sobre la posición de quienes insisten en rechazarlas porque representan sufrimiento para los animales.

Por ahora, están prohibidas las corridas de toros, al igual que cualquier otro espectáculo masivo, como medida preventiva por la pandemia de Covid-19.

Otras iniciativas similares en América Latina

Mientras en Quito se lleva adelante esta iniciativa, Colombia también impulsa una ley así. Se trata de un proyecto que buscará prohibir las corridas de toro que se realizan en Bogotá, la capital del país. Además, busca prohibir en todo el país las becerradas, las novilladas y las tientas.

Sin embargo, este no es el único punto de la ley. Otra parte importante será que el gobierno logre generar alternativas económicas y productivas a quienes se dedican a la industria taurina.

Varias veces, políticos colombianos habían intentado que el Congreso aprobara una ley para prohibir estos festejos. Por ejemplo, en junio pasado, el Concejo de Bogotá aprobó un proyecto para desincentivar las corridas de toros en la capital. Aunque esta medida no elimina la práctica, restringe el uso de recursos públicos para su desarrollo y prohíbe la muerte de los astados en la plaza.

Sin embargo, tal como ocurre en Ecuador, las asociaciones taurinas se opusieron con distintos tipos de argumentos. Por un lado, exigen el derecho al trabajo, a pesar de que la norma le exige al gobierno que se les dé una alternativa económica. Por otro lado, consideran que no se pueden prohibir porque “la práctica de las corridas es una tradición ancestral”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar