El “ataúd viviente” hecho de fibra de hongos

ataud hongos

Luego de meses de pruebas, el primer funeral tuvo lugar en los Países Bajos utilizando un “ataúd viviente” de compostaje rápido hecho de micelio, el tejido de fibras que forma la parte subterránea de los hongos.

Hendrikx, un biodiseñador de 26 años que estudió en la Universidad Técnica de Delft, dijo a los medios locales que Living Cocoon permitió que “las personas volvieran a ser una con la naturaleza. Podemos enriquecer el suelo en lugar de contaminarlo ”.

Él comentó que habló con un familiar de la mujer enterrada: «Perdió a su madre, pero estaba feliz porque, gracias a esta caja, ella regresará a la naturaleza y pronto vivirá como un árbol».

Se realizó el primer funeral con 'ataúd viviente' hecho de fibra de hongos

El micelio es un «reciclador de la naturaleza», dijo Hendrikx. No solo neutraliza las toxinas y proporciona alimentos frescos a todo lo que crece sobre el suelo, sino que sus fibras se pueden usar para hacer cualquier cosa, desde alimentos hasta ropa y empaques, incluidos ataúdes.

“El micelio busca constantemente productos de desecho (petróleo, plástico, metales, otros contaminantes) y los convierte en nutrientes para el medio ambiente”, dijo. “Este ataúd significa que en realidad alimentamos la tierra con nuestros cuerpos. Somos nutrientes, no desperdicios”.

Hendrikx dijo que el proceso por el cual un cuerpo humano en un ataúd tradicional se convierte en abono a menudo puede llevar una década o más, ralentizado por la madera barnizada y los metales del ataúd y la ropa sintética, que pueden tardar incluso más en desintegrarse.

Un ataúd de micelio será absorbido nuevamente en el suelo dentro de un mes o seis semanas, dijo, contribuyendo activamente a la descomposición completa del cuerpo que contiene y enriqueciendo la calidad del suelo circundante, todo dentro de un período de dos a tres años.

Se realizó el primer funeral con 'ataúd viviente' hecho de fibra de hongos

Loop está trabajando con científicos para medir el impacto de los cuerpos humanos en la calidad del suelo, con miras, dijo Hendrikx, a «convencer a los legisladores de convertir áreas contaminadas en bosques saludables, con nuestros cuerpos como nutrientes».

Trabajando en colaboración con dos cooperativas funerarias en La Haya, la startup ha fabricado 10 ataúdes a un costo de alrededor de € 1250 (£ 1,150) cada uno. Espera que el precio caiga significativamente a medida que la producción se intensifique y, según espera Hendrikx, los ataúdes de micelio se conviertan en “una nueva normalidad”.

Cada Living Cocoon tarda varias semanas en formarse a medida que la estera de micelio crece en forma de ataúd y luego se deja secar de forma natural. Tan pronto como se expone nuevamente al suelo húmedo, vuelve a la vida y comienza el proceso de descomposición.

Tags: