Instalaron paneles solares y un autogenerador en una escuela de San Luis

Más leídas

Una escuela rural de San Luis

instaló paneles solares y un autogenerador, lo que mejora la autonomía del sistema y entrega un servicio eléctrico y de internet continuo que brindara una mejor calidad de vida a los habitantes de la región.

La escuela rural “Maestra Florentina Carreño” está ubicada en el Paraje Puertas del Sol, designado lugar inhóspito, entre las localidades San Martín y El Zapallar, provincia de San Luis. Para llegar hasta allí hay que recorrer 20km de muy difícil acceso. Por ejemplo, si llueve el río crece y es imposible cruzarlo, los caminos son empedrados y empinados. Ello, entre otros factores, hace que sus habitantes estén completamente aislados y sin recursos materiales para llevar adelante sus vidas.

Guillermo Catuogno, investigador asistente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el en el Instituto de Investigaciones en Tecnología Química (INTEQUI-CONICET) junto a un equipo del Laboratorio de Control Automático (LCA-FICA-UNSL) compuesto por docentes, Luis Torres y Gastón Frias, becarios del CONICET y alumnos de Ingeniería, y de la ONG 500RPM de Buenos Aires, para instalar un sistema eólico-solar.

“La importancia de este proyecto es haber podido desarrollar un prototipo hibrido eólico- solar, que mejora la autonomía del sistema y entrega un servicio eléctrico y de internet continuo que brindara una mejor calidad de vida a los habitantes de la región. También es importante destacar el compromiso social que han tenido los estudiantes de ingeniería que participaron del proyecto, motivados por una buena causa, realizando gran parte de los trabajos del sistema”, explica Catuogno.

“El cambio abarca algo muy fuerte y posee una gran connotación y es la inclusión de estos sectores que no han tenido acceso en su vida a una comunicación fluida e igualitaria con el resto de la sociedad. De este modo, más allá de los percances climáticos podrán acceder a comunicarse y ser parte de este mundo globalizado”, dijo Fernanda Jamenson, docente de la escuela rural. 

Con el nuevo equipo, la escuela dejará de utilizar el grupo electrógeno, que solo funciona de dos a cuatro horas al día y no logra abastecer el consumo general del establecimiento. En la escuela hay 10 computadoras que ahora podrán funcionar a pleno, heladera, proyector, impresora, equipo de música, pantalla smart, bomba de agua, teléfono e iluminación. 

Últimas noticias

Delincuentes robaron cactus en peligro de extinción en Chile y fueron denunciados por una ONG

Juicio penal por caza furtiva y contrabando de cactus en peligro de extinción: entérate de los detalles del caso en Italia.