La colaboración entre países es “vital” para reducir el CO2

co2

El Acuerdo de París estableció cuotas nacionales para las emisiones de CO2 pero no para su eliminación y esa es la misión que los países deben abordar con urgencia, según advierten los autores de un nuevo estudio internacional que publican en la revista en ‘Nature Climate Change’.

Alcanzar estos objetivos requerirá mitigación: reducir el dióxido de carbono (CO2) emitido a través de cambios como el mayor uso de fuentes de energía renovables y la eliminación de CO2 de la atmósfera a través de medidas como la reforestación y la captura y almacenamiento de carbono.

Sin embargo, si bien los países suscritos al Acuerdo de París tienen cuotas individuales que deben cumplir en términos de mitigación y tienen planes individuales para hacerlo, no hay cuotas nacionales acordadas para la eliminación de CO2.

Ahora un grupo internacional de investigadores ha argumentado que para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, las cuotas de eliminación de CO2 no pueden asignarse de tal manera que un país pueda cumplir sus obligaciones solo.

El equipo del Imperial College London, la Universidad de Girona, el ETH Zürich y la Universidad de Cambridge, dice que los países deben comenzar a trabajar juntos ahora para asegurarse de que se elimine suficiente CO2 de manera justa y equitativa.

Esto debería implicar decidir cómo se pueden asignar las cuotas de manera justa y diseñar un sistema donde los países que no pueden cumplir con sus obligaciones por sí solos puedan comerciar con países con mayor capacidad para eliminar CO2.

El coautor, doctor Niall Mac Dowell, del Centro de Política Ambiental y del Centro de Ingeniería de Sistemas de Procesos de Imperial College de Londres, asegura que “la eliminación de dióxido de carbono es necesaria para cumplir los objetivos climáticos, ya que hasta ahora no hemos hecho lo suficiente para mitigar nuestras emisiones”. Ambos serán necesarios en el futuro, pero cuanto más esperemos para comenzar a eliminar CO2 a gran escala, más tendremos que hacer, añade.

“Es imperativo que las naciones tengan estas conversaciones ahora, para determinar cómo las cuotas podrían asignarse de manera justa y cómo los países podrían cumplir esas cuotas a través de la cooperación transfronteriza. Funcionará mejor si todos trabajamos juntos”, recomienda.

El coautor, doctor David Reiner, de la Judge Business School de la Universidad de Cambridge, recuerda que “países como el Reino Unido y Francia han comenzado a adoptar ‘objetivos netos cero’ vinculantes y, si bien se ha prestado mucha atención a las emisiones de gases de efecto invernadero y reducciones de emisiones, el cumplimiento de estos objetivos requerirá mayor atención a las emisiones negativas o al lado de la eliminación de dióxido de carbono de la ecuación”.

Un elemento crítico en cualquier negociación será determinar la forma más justa de asignar cuotas a diferentes naciones. Se han utilizado diferentes métodos para determinar las cuotas anteriores, como la capacidad de pago de un país y su culpabilidad histórica (cuánto CO2 ha emitido), con una combinación de métodos que a menudo se usan implícita o explícitamente en cualquier acuerdo final.

El equipo modeló varios de estos métodos diferentes y los aplicó a países de toda Europa. Si bien las cuotas variaron significativamente, descubrieron que solo unos pocos países podían cumplir cualquiera de las cuotas utilizando solo sus propios recursos.

El coautor principal, el doctor Ángel Galán-Martín, del ETH Zürich, agrega que “el ejercicio de asignar cuotas de eliminación de CO2 puede ayudar a romper el estancamiento actual, al incentivar a los países a alinear sus futuras promesas nacionales con las expectativas que surgen de los principios de equidad”.

La eliminación de dióxido de carbono se puede lograr de varias maneras. La reforestación utiliza árboles como absorbentes naturales de CO2 atmosférico, pero lleva tiempo alcanzar su máximo potencial hasta que los árboles crecen. La captura y almacenamiento de carbono (CAC) elimina el CO2 de la atmósfera y lo almacena en formaciones geológicas subterráneas.

El CAC generalmente se combina con una estación de energía de combustibles fósiles para eliminar el CO2 de las emisiones antes de que lleguen a la atmósfera. Sin embargo, también puede combinarse con la bioenergía: cultivos en crecimiento para quemar como combustible. Estos sistemas tienen el doble beneficio de que los cultivos eliminan el CO2 de la atmósfera y el CAC captura cualquier CO2 de la central eléctrica antes de que se libere.

Sin embargo, diferentes países tienen diferentes capacidades para implementar estas estrategias de eliminación de CO2. Por ejemplo, los países pequeños pero ricos como Luxemburgo pueden incurrir en una pesada carga de eliminación de CO2, pero no tienen la capacidad geológica para implementar CAC a gran escala o no tienen el espacio para plantar suficientes árboles o cultivos de bioenergía.

Por lo tanto, los autores sugieren, después de determinar las cuotas, que se podría establecer un sistema de cuotas comerciales. Por ejemplo, el Reino Unido tiene abundante espacio para el CAC gracias a formaciones geológicas favorables en el Mar del Norte, por lo que podría vender parte de su capacidad a otros países.

Este sistema tardaría un tiempo en establecerse, por lo que los autores instan a las naciones a comenzar el proceso ahora. El coautor principal, el doctor Carlos Pozo, de la Universidad de Girona, añade que “para 2050 el mundo debe ser neutral en carbono: sacar de la atmósfera tanto CO2 como sea necesario. Para este fin, una industria de eliminación de CO2 necesita se ampliará rápidamente, y eso comienza ahora, con los países mirando sus responsabilidades y su capacidad para cumplir con las cuotas”.

“Hay soluciones tecnológicas listas para ser implementadas –recuerda–. Ahora es el momento de que los acuerdos internacionales pongan la pelota en marcha para que podamos comenzar a progresar seriamente hacia nuestros objetivos climáticos”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar