Se consolida una tendencia: el éxodo urbano

Para un buen número de habitantes de las grandes urbes, el Covid-19 ha sido el argumento perfecto para confirmar su motivación de vivir de otro modo y huir del asfalto.

Muchas familias venían transcurriendo sus vidas en departamentos, sin verde, sin espacio para juegos y la expectativa de reformular este estilo de vida ha cobrado sentido hoy más que nunca. La sola idea de seguir viviendo en espacios reducidos con escaso verde o lugar para disfrutar de la  naturaleza ha movilizado para dar el salto hacia un cambio de vida en zonas alejadas del asfalto.

Desde hace años la tecnología viene posibilitando flexibilidad en la elección de un lugar de residencia en relación al trabajo y de radicarse lejos de las grandes urbes.

Según Es Vicis una fundación que, desde 2014, promueve la repoblación de comunidades rurales afirman que, en los últimos meses, se triplicó la cantidad de interesados en salir de las ciudades. La migración interna, aseguran, ofrece un doble beneficio: por un lado, quienes se mudan mejoran sustancialmente su calidad de vida, principalmente por dejar el estrés que provoca el ritmo vertiginoso de las ciudades grandes y al mismo tiempo, los pequeños pueblos crecen en varios aspectos.

Fundamentalmente, prosperan en su economía y añaden emprendimientos que se apoyan en las bondades del lugar, ganadería, deportes, turismo rural, productos locales, artesanías, etc.

En respuesta oportuna a estos cambios de aire, surgen comunidades que proponen un estilo de vida sana en la naturaleza con todas las condiciones para mantener los estándares que se necesitan para seguir trabajando.

Hacia el oeste de la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, surgen proyectos que acompañan armoniosamente a las familias en el éxodo de la ciudad al campo a pocos minutos de la ciudad de Buenos Aires.

Chacras de San Andrés: Naturaleza, confort, tranquilidad y seguridad en un mismo lugar

Entre los pueblos rurales de Villa Ruiz y Carlos Keen, -famosos por su aire rural y sereno, por sus almacenes antiguos y pintorescos, y la vida calma-, un paisaje arbolado de eucaliptos, espeso y profundo a los costados del camino ofician de bienvenida para llegar a la entrada de Chacras de San Andrés, un oasis de 340 hectáreas con seis barrios unificados ubicado en San Andrés de Giles al límite con el partido de Luján.

Bienestar, naturaleza, confort y seguridad encuentran eco en este desarrollo que se localiza a tan solo 8 minutos del acceso oeste. En un entorno único se despliegan un haras con mucha historia, un arroyo natural, una laguna, un sector de golf y un amplio y confortable club house (de 1300m2) que conforman este espléndido lugar para habitar.

“El emprendimiento prevé un ecosistema tecnológico que proveerá la conectividad necesaria para teletrabajar y acceder a todo tipo de plataformas de entretenimiento. Además, el desarrollo de las casas contempla la optimización del uso de energía. Cada casa va a abastecer de manera independiente a la red eléctrica haciendo uso de de la energía solar gracias a Ortronic”, destacan los desarrolladores.

Chacras de San Andrés cuenta con 750 lotes desde 2000 mts. El desarrollo se compone de 340 hectáreas, 6 barrios y a la fecha ya hay 12 casas construidas y varias en construcción.

Laguna de las Pampas: una nueva manera de vivir en una comuna 100% natural


Ubicada en San Andrés de Giles cerca del pueblo rural Villa Espil, Laguna de las Pampas es la expresión absoluta de cómo tener vivencias cotidianas profundas y en sintonía con la naturaleza. Desde el paisajismo, la propuesta es vivir en la naturaleza. La experiencia es sumergirse dentro de un mundo natural

En esta comuna, el fundamento es que cada casa produzca lo que consuma, el modelo de casa está pensado estructuralmente para que los materiales sean fieles a este concepto y por lo tanto, no tenga huella de carbono y cuente con los certificados de prestación para que la casa sea básica usando la menor cantidad de recursos posibles.

El proyecto se conceptualiza en el marco de la geometría sagrada, aplicada a una nueva urbanización con el propósito de crear espacios transformadores para las personas que la habiten, que con el paso del tiempo, va a potenciar su valor inicial, mejorar el entorno y la calidad de vida de sus habitantes.

El desarrollo cuenta con 76 hectáreas, de las cuales 51 de ellas se destinaron al diseño de una trama urbana con 137 lotes, distribuidos alrededor de una laguna.

Huerta orgánica y comunitaria, bicisendas, muelles comunes y una laguna para contemplar y/o hacer deportes sin motor así como un arbolado especial que repara el calor en verano y anima al color otoñal son parte de este lugar tan único y especial. Asimismo, dentro las actividades que pueden realizarse, se destaca: Yoga SUP (Stand up Paddle) una novedosa disciplina que conecta deporte con naturaleza y bienestar.

También se brindan clases de huerta, taller de arreglos florales y flower picking.

Las casas de la comuna sustentable son modulares, con el diseño de CAS4.

Esta casa modular es proyectada a partir de una unidad base combinable para dar versatilidad al proyecto, contempla el uso responsable de energía, la disminución de la contaminación, la reducción de residuos y la huella de carbono. Existen diferentes tipologías disponibles. Son fabricadas por  ProyectArq con altos estándares de calidad. Ya se están implantando las primeras casas en la comuna.

El concepto de paisajismo a cargo de Mariela Schaer, una paisajista con trayectoria en jardines en equilibrio, se basa en un proyecto de paisajismo ecosistémico donde espacios comunes y privados están ensamblados para dar albergue a una población de especies vegetales no invasora, aves, mariposas e insectos beneficiosos que aportan biodiversidad y sanidad a todo el predio sin perder la identidad de la pampa húmeda y contemplando la integración de especies nativas e integradas.

Tres Pinos Villa del Campo: sustentabilidad y seguridad accesible

Se trata de un desarrollo ubicado en General Rodríguez a 45 minutos de la ciudad de Buenos Aires, donde una imponente laguna de 50 hectáreas es parte del corazón de estas 500 hectáreas con 2251 lotes. Este proyecto se caracteriza por contar con un excelente acceso, y una ubicación privilegiada, sobre la autovía 6, a 10 km y a tan solo 5 minutos del Acceso Oeste, todo sobre autopista.

“Tres Pinos Villa de Campo es un gran desarrollo que acompaña el movimiento natural de la gente desde la ciudad hacia el verde, la naturaleza y los espacios abiertos. En este ir y trasladarse identificamos un desplazamiento de conciencia hacia lo verde, algo que coincide a la perfección con lo que estamos proponiendo que conjuga entornos naturales con confort y ecosistema tecnológico y ese es realmente el diferencial de nuestra propuesta”, resalta Grace Cabanillas – Gerente de Ventas – Tres Pinos Villa de Campo.

Este emprendimiento en desarrollo nuclea 7 barrios cerrados que desplegarán una completa oferta deportiva así como un polo gastronómico y cultural tomando en cuenta las necesidades de los residentes.

En diciembre pasado, se inauguró el primer barrio: El Estribo con lotes de 1000 a 1300 mts cuadrados. En Tres Pinos Villa de Campo es posible adquirir tu lote+casa. Ya se encuentran en construcción las primeras casas.

Tanto para la compra del terreno o lote + casa existen alternativas para realizar la compra con un adelanto y 60 cuotas. Para la adquisición del lote, los desarrolladores ofrecen financiación propia.

Recientemente se inauguró la pequeña capilla que fue restaurada para y se está trabajando en la reconstrucción y puesta en valor del antiguo casco.

De este modo, las tres propuestas acompañan la migración interna, impulsando un cambio de vida y dinamizando las economías rurales incorporando alternativas de una vida sustentable.