martes, noviembre 29, 2022

Finlandia, Dinamarca y Suecia lideran la revolución verde en Europa

Más leídas

Considerados durante mucho tiempo pioneros en energías renovables, la región nórdica se está preparando para aumentar aún más su capacidad renovable y convertirse en una potencia importante para Europa. Gracias a las iniciativas de energía eólica, electrolizadores de hidrógeno, energía nuclear y almacenamiento de carbono, Rystad Energy ha identificado a Suecia, Finlandia y Dinamarca como líderes en la revolución verde que ofrece soluciones, con lecciones para el resto de Europa mientras busca descarbonizar rápidamente su sistema energético.

Rystad Energy espera que la capacidad en estos tres países aumente de 30 gigavatios (GW) colectivos en 2022 a 74 GW para 2030 en energía eólica terrestre y energía solar fotovoltaica a gran escala. Se espera que la producción de electricidad supere su necesidad, estos países exportarán grandes volúmenes de energía verde a Europa, ayudando a proporcionar a la región un suministro estable a precios bajos.

Casi 40 proyectos de hidrógeno verde están listos para ponerse en marcha en la región para 2030 o antes, dando a Dinamarca, Suecia y Finlandia un 18% combinado de la capacidad de electrolizadores de Europa para la producción de hidrógeno verde. Esto, combinado con el potencial de Dinamarca para almacenar carbono en el Mar del Norte, contribuirá significativamente a ayudar a Europa a descarbonizar industrias pesadas como el acero y el cemento.

“Los países nórdicos en la actualidad producen más del 90% de su energía (incluida la nuclear) a través de energías renovables y son importantes exportadores de electricidad al resto de Europa. Esa tendencia se intensificará a medida que la geografía, la tecnología y la experiencia gerencial en la región vean aumentar la inversión renovable y la generación. Esta será una buena noticia para las industrias pesadas de la región, ya que Europa busca reducir las emisiones”, dice Francesca Bjørnflaten, analista sénior de energías renovables en Rystad Energy.

Mix energético pasado, presente y futuro

Los cinco países de la región nórdica (Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia) han establecido objetivos para obtener aún más energía de fuentes sin emisiones de carbono, y algunos aspiran a convertirse en importantes exportadores de energía limpia. Dado que la mayor parte de la energía en Noruega e Islandia es generada por energía hidroeléctrica (75 %) y el hecho de que estos dos países no están preparados para implementar una cantidad sustancial de energía eólica en el futuro, se han excluido de este análisis.

Durante décadas, la región nórdica ha estado a la vanguardia de la transición energética y ahora tiene algunas de las combinaciones energéticas más limpias del mundo. Sin embargo, existen grandes diferencias específicas de cada país en la forma en que estos países están manejando la transición energética.

El siguiente gráfico muestra la combinación histórica de generación de energía para Suecia, Finlandia y Dinamarca en los últimos 20 años, junto con el pronóstico del caso base actual de Rystad Energy hacia 2030. Esto destaca las grandes diferencias entre países tanto en tamaño como en composición de sus combinaciones de energía, así como como el crecimiento esperado para diferentes fuentes en el futuro.

  Costa Rica cierra el año con un 99% de energía renovable

Suecia tiene, con mucho, la mayor capacidad de generación de energía en la región nórdica y es la sexta más grande de Europa detrás de Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y España. Históricamente, el mix energético de Suecia ha estado dominada por la energía nuclear y la hidroeléctrica. En los últimos años, la energía eólica terrestre ha crecido con fuerza y ahora es la tercera fuente de electricidad más grande del país.

La gran flota nuclear de Suecia está comenzando a envejecer, y el gobierno recién elegido propone expandir la capacidad para reemplazar o complementar sus seis reactores operativos repartidos en tres sitios: Ringhals, Forsmark y Oskarshamn. Suecia fue el mayor exportador de electricidad de Europa durante los primeros tres trimestres de 2022, vendiendo más del 20% de su generación total a los países vecinos. La enorme expansión planificada de la capacidad de generación le permitirá seguir siendo una potencia para Europa.

La energía eólica domina el mix de energías renovables

Dinamarca, Suecia y Finlandia planean aumentar considerablemente su capacidad de generación renovable en los próximos años. En los tres países combinados, Rystad Energy espera que la energía eólica terrestre y la energía solar fotovoltaica a gran escala crezcan de 32 GW en 2022 a 74 GW para 2030. La energía eólica terrestre será la fuente de energía dominante, representando 61,5 GW de la capacidad instalada con los 12,8 GW restantes procedentes de la energía solar fotovoltaica.

Suecia tiene previsto instalar 30 GW de energía eólica terrestre para 2030, parte de su plan para convertirse en un importante exportador de energía, y se espera que solo se agreguen 3 GW de energía solar fotovoltaica durante el período. A largo plazo, Suecia tiene como objetivo obtener el 65 % de su capacidad de generación a partir de energías renovables para 2030, en comparación con el 23 % actual, y llegar al 100 % para 2040.

Finlandia está lista para aumentar la capacidad eólica terrestre de 5 GW en 2022 a 20 GW para 2030. Se espera que solo 0,8 GW de la nueva capacidad instalada provengan de la energía solar fotovoltaica. Para 2030, Finlandia tiene como objetivo que el 51% de su generación de energía se base en energías renovables en comparación con el 17% actual.

El mix de Dinamarca ya consiste principalmente en energía renovable (70 %) y ahora apunta a que las energías renovables tengan una participación del 55 % de su consumo total de energía para 2030. En términos de fuentes de energía renovable, Dinamarca aumentará la capacidad eólica terrestre en 11,5 GW y la energía solar fotovoltaica en 9 GW hasta 2030. La capacidad eólica marina aumentará de los 2,3 GW actuales a 8,8 GW a finales de esta década.

  Chile: el potencial eólico de la región de Atacama ronda los 900 MW

Offshore pero en la red

Dinamarca es uno de los pioneros de la tecnología eólica marina, aprovechando su destreza técnica con la superficie disponible en el Mar del Norte y el Mar Báltico. Ahora es uno de los cinco mercados eólicos marinos más grandes de Europa, y es probable que se agregue más capacidad en las próximas décadas para ayudar a satisfacer las necesidades de energía baja en carbono de Europa. Este año, el gobierno danés estableció un nuevo objetivo para desplegar 12,9 GW de capacidad eólica marina para 2030, un aumento de 4 GW con respecto a la marca anterior. Sigue el compromiso de Dinamarca de contribuir a la Declaración de Esbjerg junto con Alemania, los Países Bajos y Bélgica. Esto apunta a que los cuatro países instalen 65 GW de energía eólica marina para 2030 y 150 GW para 2050.

El siguiente gráfico muestra que el pronóstico de capacidad combinada para estos cuatro países solo asciende a alrededor de 50 GW para 2030, con Dinamarca alcanzando unos 9 GW para el mismo año, lo que significa que se necesitarán más adiciones en línea esta década. Dinamarca también participa en la Declaración de Marienborg a través de la cual ocho países en el Mar Báltico se han comprometido a instalar casi 20 GW de capacidad eólica marina para 2030. Rystad Energy espera que siete naciones (excluyendo Letonia, ya que es poco probable que antes de la puesta en marcha de un parque eólico marino). 2030) para superar la marca de 19,6 GW. La Declaración de Marienborg también ha sido firmada por Suecia y Finlandia, que prevén instalar una capacidad eólica marina combinada de 6 GW para 2030.

Oportunidades del mar de hidrógeno

Si bien dos islas de energía en Dinamarca se han dedicado a la energía eólica marina, las islas dedicadas a producir hidrógeno ‘verde’ también podrían convertirse en realidad. Dinamarca, Suecia y Finlandia han anunciado casi 40 proyectos separados de hidrógeno verde con puesta en marcha prevista para 2030 o antes. La participación combinada de la capacidad de electrolizadores para la producción de hidrógeno verde en los tres países comprenderá aproximadamente el 18 % del mercado europeo para 2030. Esto se basa en los anuncios actuales, que muestran la importancia de los países nórdicos, especialmente Dinamarca (12 % de participación en 2030) y Suecia (5% de participación en 2030) – para la adopción de hidrógeno verde en Europa.

  La energía solar fototérmica tiene un gran potencial en México

Suecia busca descarbonizar la industria del acero reemplazando el carbón con energía renovable e hidrógeno verde para producir acero ‘verde’. El proceso de fabricación utilizará hidrógeno verde como materia prima para reducir directamente el mineral de hierro, creando ‘hierro esponja’ como producto intermedio. El acero se producirá fundiendo hierro esponja, lo que dará como resultado una reducción de las emisiones. Según el fabricante de acero sueco H2 Green Steel, es posible reducir las emisiones de CO2 en un 95 % cuando se produce acero verde, en comparación con las técnicas tradicionales de fabricación de acero a base de carbón.

En 2021, H2 Green Steel anunció planes para producir hasta 5 millones de toneladas por año (Mtpa) de acero verde para 2030 utilizando una capacidad total de electrolizadores de alrededor de 800 MW. En el momento de escribir este artículo, este es el electrolizador de hidrógeno más grande anunciado en Suecia. La empresa conjunta sueca HYBRIT también busca producir 1,2 Mtpa de acero bruto a partir de 2026 a través del proyecto de demostración ‘HYBRIT’, que cuenta con el apoyo del Fondo de Innovación de la UE.

Actualmente, HYBRIT está operando una planta piloto en el norte de Suecia (Luleaa) para producir acero verde utilizando un electrolizador alcalino de 4,5 MW suministrado por la empresa noruega NEL. Como parte del proyecto piloto HYBRIT, en septiembre se puso en marcha una instalación de almacenamiento de hidrógeno en Luleaa. Operará inicialmente durante dos años y consiste en una caverna de roca de 100 metros cuadrados capaz de almacenar hidrógeno verde a una presión máxima de 250 bar.

Dinamarca también busca CCS

En 2020, Dinamarca, Finlandia y Suecia representaron alrededor del 4 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, excluidas las emisiones del uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura (UTCUTS). Las emisiones provienen principalmente de fuentes industriales, como las instalaciones de fabricación de hierro y acero que se encuentran principalmente en Finlandia y Suecia.

También incluye emisiones de industrias difíciles de reducir, como la del cemento, que tienen pocas opciones para descarbonizarse aparte de la captura y almacenamiento de carbono (CCS). Dinamarca tiene una importante disponibilidad de almacenamiento de acuíferos salinos en tierra, pero el país también está muy bien preparado para el almacenamiento de CO2 en el Mar del Norte. Con fácil acceso al Mar del Norte y al resto de Europa continental, altos volúmenes de almacenamiento con bajas emisiones de fuentes puntuales junto con la alta demanda de almacenamiento de CO2 en las áreas circundantes.

Últimas noticias

En solo dos años se triplicó las ventas de autos eléctricos

La descarbonización del sector del transporte -adelanta ICCT- podría evitar una subida de medio grado centígrado en los próximos 25 años.

Noticias relacionadas