Waterlight: así es la lámpara que funciona con agua de mar

Los wayú son un pueblo indígena de la Península de la Guajira, que habitan en la zona norte de Colombia y noroeste de Venezuela. Al ser una región costera, se alimentan gracias a la pesca y salen adelante gracias a la artesanía. Sin embargo, los indígenas carecen aún de energía eléctrica y cuando se va la luz del sol tienen que abandonar sus actividades diarias o recurrir a baterías recargables si quieren continuar pescando bajo la luz de la luna.

Para dar solución al problema del pueblo wayú, que sufren aproximadamente unas 840 millones de personas en el mundo según los datos de la OMS, la startup colombiana E-Dina y la agencia creativa Wunderman Thompson han unido fuerzas para desarrollar una solución novedosa y basada en energía limpia y renovable: Waterlight. Se trata de un dispositivo (una especie de linterna inalámbrica) que proporciona energía eléctrica utilizando agua salada.

¿Cómo funciona?

Esto ocurre gracias a la ionización de un electrolito compuesto de agua salada, que convierte el magnesio de su interior en electricidad. Así lo explica al área de Material Eléctrico Miguel Ángel Mojica, el diseñador del producto, un colombiano afincado en Valencia. “La lámpara cuenta con tres módulos, el agua entra por arriba y se somete al proceso de ionización al bajar. De esta manera, lo que consigue el agua salina es recargar la batería”, señala sobre una lámpara que puede generar hasta 4,5 voltios y producir luz durante 45 días sólo con medio litro de agua salina.

Actualmente, el proyecto se encuentra en fase de control y seguimiento, pues se han llevado unas 30 lámparas a la comunidad wayú a modo de prueba piloto. “Ahora el principal paso a seguir es ver cómo está funcionando el producto. Se está haciendo un control y un seguimiento para ver el funcionamiento de estos prototipos que pueden llegar a proporcionar 5.000 horas de luz durante toda su vida útil”, subraya Miguel Ángel Mojica.

De manera paralela, E-dina está intentando conseguir los fondos necesarios para seguir desarrollando el producto, contactando con empresas de Estados Unidos y la India, ya que al tratarse de un producto artesanal, los costes de mercado son bastante altos.

Un proyecto reconocido

La linterna inalámbrica que funciona con agua de mar abre ahora un nuevo abanico de posibilidades para seguir desarrollando el producto. “Este proyecto viene a dar una solución a un problema real que no sólo está presente en Colombia, sino también en muchos países de África, y la idea es que los gobiernos puedan llegar a abastecer estas regiones a través de ese producto”, explica. “Tenemos en la cabeza -continúa- vender el producto a grandes entidades como gobiernos o fondos de inversión más que comercializarlo”.

Waterlight es además una apuesta íntegra por la energía renovable, pues desde E-dina tienen claro que el mundo necesita una “revolución de energía limpia” porque se espera un aumento de la demanda de la electricidad en el futuro. “Es necesario buscar nuevas alternativas de energía que equiparen el gasto”, subraya Mojica.

El producto, que ha gozado de un gran reconocimiento a nivel mundial, ha sido galardonado con el premio “Silver Cannes”, en la categoría de diseño y con dos bronces en innovación y responsabilidad social en el festival de creatividad Cannes Lions 2021 en Francia.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Carlos Paz: Incentivan el uso de energía renovable

Un proyecto elaborado por el presidente del Concejo de Representantes, Walter Gispert, busca rebajar ...

Kitakyushu, la ciudad de Japón que vive de energía renovable

Su modelo se basa en lograr un crecimiento económico sin dañar el medio ambiente. ...