Aerosoles naturales pueden ralentizar el calentamiento del clima

Observaciones en superficie y desde satélite confirman que los aerosoles formados a partir de compuestos emitidos por las plantas pueden hacer que las nubes sean más brillantes.

Un estudio de investigadores de la Universidad de Eastern Finland, publicado en Nature Communications, estimó el impacto de los compuestos orgánicos volátiles emitidos por los bosques boreales sobre la concentración de aerosoles y las propiedades de las nubes.

Los aerosoles atmosféricos dispersan y absorben la luz solar e influyen en la formación de nubes. Sin embargo, estos procesos aún no se comprenden completamente, lo que genera importantes incertidumbres a la hora de estimar el papel de los aerosoles en el cambio climático. Para estimar de manera confiable el efecto de los seres humanos en el cambio climático, es necesario poder separar los efectos de los aerosoles naturales y antropogénicos.

El análisis se basó en observaciones de aerosoles en la estación Hyytiälä SMEAR II en Finlandia y observaciones de sensores remotos de las propiedades de las nubes sobre el sur de Finlandia desde el instrumento MODIS de la NASA.

Las observaciones mostraron que los aerosoles biogénicos formados a partir de compuestos orgánicos volátiles redujeron la cantidad de radiación solar que llega a la superficie de la Tierra al dispersar más radiación de regreso al espacio.

Además, estos aerosoles aumentaron la cantidad de gotas de nubes y las hicieron más reflectantes. Ambos procesos se vuelven más fuertes a medida que aumenta la temperatura, lo que indica que estos aerosoles naturales pueden ralentizar el calentamiento del clima.

Las magnitudes de los efectos radiativos de estos procesos son similares y su efecto combinado es significativo en comparación con el efecto radiativo de los aerosoles antropogénicos en la región boreal. Por lo tanto, este mecanismo natural debe considerarse con más detalle en las simulaciones de modelos climáticos.

Tags: