Brasil: el fuego y la sequía pueden llevar a la selva amazónica más allá de un punto crítico

Simulaciones futuras del clima en la Amazonia sugieren que una temporada seca más larga conducirá a más sequías e incendios, con consecuencias negativas para los boques amazónicos. Los científicos del ‘Woods Hole Research Center’, en Falmouth, Massachusetts, Estados Unidos, Michael Coe, Paulo Brando, Marcia Macedo y sus colegas han publicado un nuevo estudio sobre los impactos del fuego y la sequía en la mortalidad de los árboles del Amazonas.
 

Su trabajo, titulado ‘Aumentos bruscos de la mortalidad de los árboles del Amazonas debido a las interacciones de la sequía y el fuego’ y publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, descubrió que sequías prolongadas causan incendios forestales más intensos y generalizados, que consumen más bosques en la Amazonia de lo que se creía.
 
Durante un periodo de ocho años, el equipo quemó repetidamente parcelas de bosque de 50 hectáreas en el sudeste de la Amazonia para aprender cómo la frecuencia del fuego y las condiciones del clima afectan a la muerte de los árboles. La sorpresa, según Coe, fue ‘la importancia de la sequía’.
El bosque no se quemó tanto en el promedio de años analizados, pero se quemó mucho en los años de sequía. ‘Se espera que el cambio climático haga que las temporadas de lluvias más intensas sean más cortas y las estaciones secas más largas, con sequías más frecuentes, como las observadas en este estudio –detalla Coe–. Tendemos a pensar sólo en condiciones medias, pero es sobre las condiciones que no son promedio de las que tenemos que preocuparnos’.
 
Datos de los satélites de la agencia norteamericana del espacio (NASA, por sus siglas en inglés) proporcionaron un contexto regional de los resultados de las quemas experimentales. ‘En 2007, los incendios en el sudeste de la Amazonia quemaron diez veces más bosque que en un año de clima medio, un área equivalente a un millón de campos de fútbol’, según el coautor Douglas Morton, de la NASA.
Grandes porciones de bosques amazónicos ya están experimentando sequías y son cada vez más susceptibles al fuego. ‘El desarrollo agrícola ha creado fragmentos de bosque más pequeños, lo que expone los límites del bosque a condiciones calurosas más secas en el paisaje circundante y los hace vulnerables a los incendios incontrolados’, afirma Macedo, quien alerta de que estos bosques fragmentados son más propensos a estar invadidos por hierbas inflamables, lo que aumenta aún más la probabilidad e intensidad de los incendios en el futuro.

Tags:

Esto tambien te puede interesar