jueves, agosto 18, 2022

Cómo se refrescaba la gente antes de los aires acondicionados

Más leídas

¿Qué hacía la gente antes del aire acondicionado?

  • Vivir bajo tierra.
  • Muros gruesos.
  • Techos altos y chimeneas.
  • Vivir a la sombra.
  • Dormir en el porche.
  • Muro Trombe.

Nuestros padres y abuelos tenían que ser creativos cuando se trataba de mantenerse frescos. Aunque el aire acondicionado existe desde 1902, su tecnología seguía siendo demasiado cara y voluminosa para la mayoría de la gente.

De hecho, sólo un número muy reducido de los hogares tenían aire acondicionado instalado en la década de 1960. Entonces, ¿qué hacía la gente que no podía permitirse el aire acondicionado o antes de que estuviera disponible?

¿Qué hacía la gente antes del aire acondicionado?

Tenían que arreglárselas y para ello usaban diversas soluciones, como veremos ahora.

Cuando Willies Carrier inventó lo que conocemos hoy día como aire acondicionado en 1902, su intención no era enfriar tu casa. Esas primeras máquinas de aire acondicionado fueron diseñadas para su uso en el control de calidad industrial. El impulso cada vez mayor de los rascacielos de acero y cristal pronto creó la necesidad de aplicaciones de aire acondicionado para poder trabajar en ellos.

Las aplicaciones domésticas se convirtieron en la norma después de la Segunda Guerra Mundial. La adopción masiva de esta tecnología cambió para siempre las costumbres arquitectónicas tradicionales.

Veamos algunos ejemplos de cómo se mantenía la gente fresca antes del aire acondicionado.

Vivir bajo tierra

Sí, antes de los aires acondicionados, algunas personas vivían bajo tierra. Esta es una de las estrategias más antiguas de nuestros antepasados para controlar la temperatura de sus viviendas. Las cuevas añaden un nivel de seguridad y defensa inigualable hasta que empezamos a fortificar los asentamientos.

Desde el punto de vista del control del clima, vivir en una cueva o bajo tierra ofrece temperaturas fantásticamente estables durante todo el año. En algunos lugares del mundo, se construyeron ciudades enteras bajo tierra; algunos ejemplos pueden encontrarse en Capadocia, Turquía.

  Parques Nacionales colabora con el control del fuego en Chubut

Ejemplos más modernos son estas casas cueva en Granada. Su construcción era barata (excepto en mano de obra) y era agradable y fresca en verano.

Puede que vivir bajo tierra no sea lo tuyo, pero este método de refrigeración existe hoy en día en sótanos de casas unifamiliares. Te darás cuenta inmediatamente que esa zona de la casa suelen ser frescas incluso en pleno verano.

Muros gruesos

Los muros gruesos ayudaban a la gente a refrescar sus casas antes de los aires acondicionados. Su masa térmica tendía a mantener las temperaturas internas relativamente estables durante todo el año.

Los muros de piedra son grandes conductores del calor. Aunque tardan en absorberlo, una vez que lo hacen esta energía se retiene y puede ser irradiada después, a veces durante días.

Por supuesto, esto puede jugar a favor y en contra si quieres calentar tu casa de forma eficaz. Durante el invierno, por ejemplo, podría resultar muy costoso retener el calor, pero en verano se mantendrá agradable y fresco.

Techos altos y chimeneas

Los edificios de construcción antigua, sobre todo entre los siglos XVII y XIX, suelen tener bonitos techos altos. Este tipo de diseño de edificios se beneficia de la convección interna del aire. El calor se acumula en el tercio superior de la habitación, haciendo que la parte inferior, en la que te encuentras, esté relativamente fresca. Los ventiladores de techo pueden acentuar este efecto haciendo subir el aire durante el verano y empujando el aire más caliente hacia abajo durante el invierno. ¿Ventilador o aire acondicionado?

Los edificios antiguos con más de una planta también aprovechaban el efecto chimenea. Las escaleras abiertas permitían que el aire caliente se ventilara hacia arriba de forma pasiva. Las chimeneas también contribuían a este efecto. Además, por lo general no eran herméticos, con huecos en el suelo y respiraderos en las paredes para una buena ventilación. Al fin y al cabo, necesitaban mucho aire exterior para no envenenarse con los humos de sus fuegos.

  Italia: Alerta por la erupción del volcán Etna

Por esta misma razón, los ocupantes solían utilizar los pisos superiores sólo por la noche y con las ventanas abiertas.

Vivir a la sombra

Uno de los mayores problemas de las casas en verano es la ganancia solar a través de sus ventanas. En las casas antiguas se solía plantar árboles de hoja caduca en las elevaciones este y oeste para ayudar a paliar este problema. Estos actúan como bonitos toldos naturales externos para dar sombra a la casa durante los meses de verano. En primer lugar, impiden que la luz del sol llegue a la casa. Cuando las hojas caen durante el otoño, la luz del sol puede ayudar a calentar la casa.

Los árboles también refrescan ligeramente la brisa antes de que llegue al porche o a las ventanas y puertas abiertas. Muchos edificios antiguos también integraban toldos y voladizos en las ventanas para conseguir un efecto similar.

Como el ángulo del sol es mayor en verano que en invierno, estos elementos también permitían que entrara más luz solar cuando el sol estaba más bajo durante el invierno. Muy inteligente, ¿no?

Dormir en el porche

Los edificios antiguos, sobre todo en climas generalmente cálidos, también solían tener porches delanteros. Estos también se convirtieron en un medio de interacción social para los residentes. Podías relajarte solo o visitar a tus vecinos y descansar allí.

En las noches calurosas, el porche era un lugar ideal para descansar por la noche y quizás incluso para dormir. Los habitantes de los apartamentos incluso dormían en las escaleras de incendios de los edificios altos si el calor era insoportable dentro. Lamentablemente, la llegada de los coches, la televisión y el aire acondicionado empezaron a acabar con esta tradición.

  Argentina: Varias zonas afectadas por un temporal en Chaco

Muro Trombe

Un sistema ideado y patentado por Edward Morse en 1881.

Sin embargo, la idea pasó décadas sin pena ni gloria hasta que, en torno a los 60, empezó a aplicarse en proyectos de construcción de viviendas solares pasivas.

Lo que este mecanismo consigue es que el interior de una vivienda mantenga una temperatura estable, tanto en verano como en invierno, gracias a la luz natural. Afinando un poco más, la climatización se logra con las ganancias de calor solar. Si quieres conocer más te recomiendo este artículo: Muro Trombe, cómo climatizar una vivienda solo mediante la luz del sol.

Quizás sea el momento de recuperar algunas de estos métodos de combatir el calor.

La vida antes de los aires acondicionados no era tan mala. La gente ha trabajado y vivido en climas mucho más calurosos que el nuestro durante milenios y se ha adaptado a ellos y a sus casas. Aunque la mayoría de nosotros no querría cambiar el aire acondicionado por un agujero en el suelo, estaría bien seguir el ejemplo de nuestros antepasados más recientes y pasar más tiempo en el porche, por ejemplo.

Últimas noticias

En los últimos 60 años, se perdió casi la mitad de la superficie forestal mundial

Esta caída amenaza el futuro de la biodiversidad y afecta la vida de 1.600 millones de personas a nivel global.

Noticias relacionadas