El 2020 fue el segundo año más cálido en Argentina

En Argentina y el resto del mundo, las temperaturas siguen en aumento. El 2020 no fue la excepción y quedó a muy pocas décimas de ser uno de los años más calurosos en el país. Con una anomalía de +0.63°C el último año se ubicó en 2° lugar, solo superado por las temperaturas del 2017.

1°) 2017 (+0.68°C)
2°) 2020 (+0.63°C)
3°) 2012 (+0.63°C)
4°) 2015 (+0.62°C)
5°) 2014 (+0.48°C)

Además, es un hecho que en los últimos 10 años, las temperaturas medias anuales se mantuvieron siempre por encima del promedio, convirtiendo a esta década en la más cálida desde que se tiene registros.

Entre los eventos climáticos más importantes que ocurrieron en último año en Argentina, se encuentran la intensa ola de calor que afectó las provincias de Cuyo durante más de 10 días en enero, las temperaturas superiores a 45°C que se registraron en Salta el mes de septiembre, y un invierno extremadamente frío en el sur de la Patagonia, en donde los registros, en Río Gallegos, se mantuvieron debajo de los 0°C durante 8 días consecutivos.

Argentina también experimentó una extensa y prolongada sequía que afectó más de la mitad del país. La falta de lluvias hizo que el 2020 fuera el año más seco desde 1995 y el 5° más seco desde 1961. El ranking quedó de la siguiente manera:

1°) 1962 (-24.9%)
2°) 1988 (-24.7%)
3°) 1995 (-18.4%)
4°) 1989 (-17.3%)
5°) 2020 (-16.7%)

Si analizamos las diferentes zonas de nuestro país, la región central fue la más afectada, registrando el año más seco desde 1960. Por otro lado, el Litoral y la zona núcleo tuvieron el tercer año con menor cantidad de lluvias.

Incendios

Esta situación de escasez de lluvias estuvo acompañada de condiciones cálidas y muy baja humedad relativa, lo que favoreció la aparición y la propagación de numerosos focos de incendios en 13 provincias, pero que afectaron principalmente a Formosa, Santa Fe, Chaco y Entre Ríos.

Según los datos satelitales y la información suministrada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el 2020 se convirtió en el año con mayor cantidad de focos de incendios. Solamente en el mes de agosto se registró un total que superó los 100.000 focos de calor y las provincias de Formosa y Santa Fe una alrededor de 80.000 focos tuvieron cada en el año.

Ciudad de Buenos Aires

Los datos de la ciudad de Buenos Aires también registraron un 2020 muy cálido. El año se ubicó en 7° lugar del ranking, con una temperatura media anual que llegó hasta los 18.4°C. El ranking de la ciudad lo encabeza el año 2017, que alcanzó los 18.7°C, y lo sigue el 2019, 2018 y 2015. Al igual que sucede a nivel nacional, la última década es la más cálida registrada.

1°) 2017 (18.7°C)
2°) 2019
3°) 2018
4°) 2015
5°) 1997
6°) 2008
7°) 2020

Las lluvias también fueron escasas. De esta forma, el último año pasó a ser el más seco en la ciudad desde el 2008, y 2° año más seco desde 1950, solo superado por el 2008. La precipitación anual fue de solamente 830 mm, cuando lo normal es que supere los 1200 mm. El ranking (1950-200) queda de esta manera:

1°) 2008 (723.4 mm)
2°) 2020 (830.9 mm)
3°) 1956 (853.0 mm)
4°) 1965 (860.4 mm)
5°) 1995 (860.6 mm)

Covid-19

En cuanto al impacto en el medio ambiente, gracias a las medidas restrictivas de aislamiento social se observó una caída del 45% en la concentración de carbono negro durante la primera etapa del aislamiento en la Ciudad de Buenos Aires. Este aerosol, que es producto de la quema incompleta de combustibles fósiles y biomasa, tiene severos efectos en la salud, por lo que al disminuir su concentración se produjo una mejora en la calidad del aire.

En los registros de concentraciones de diferentes gases obtenidos en la estación VAG Ushuaia, se observó que debido al ASPO y las consecuente restricción de circulación en la ciudad de Ushuaia hubo una disminución en las concentraciones CO y CO2. Se comparó días de circulación normal, previos a la cuarentena con días de aislamiento.

Al analizar el ozono superficial en la estación VAG Ushuaia, también se vio una variación en sus concentraciones. En particular, los días 12 y 13 de marzo se observó una disminución importante del ozono superficial, como consecuencia del aumento en la concentración de CO. Por otro lado, durante los días de la cuarentena se registran valores más altos y cercanos a los valores normales del planeta, debido a la disminución de CO en las masas de aire de la ciudad de Ushuaia

Durante el 2020, los eventos meteorológicos y climáticos afectaron a millones de personas, provocando destrucción, desplazamientos y víctimas en todo el mundo, incrementando así la amenaza y consecuencias de la pandemia, incluyendo la desaceleración económica. Esta última, si bien trajo consecuencias negativas a corto plazo, nos ofrece una oportunidad única de llevar nuestra economía por un camino más verde y de mayor resiliencia, con el fin de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, tomando decisiones en beneficio de las futuras generaciones.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

El calentamiento global está desplazando a las especies

Las especies terrestres se han movido alrededor de tres metros por década, mientras que ...

Europa busca detener la deforestación del aceite de palma

El parlamento aprobó un informe que incluye una serie de conclusiones y medidas a ...

Los glaciares de todo el planeta se están derritiendo

Son fundamentales entre otros motivos porque sirven agua fresca a comunidades de todo el ...