Ingeniera descontamina las aguas grises de los hogares con flores

Teresa Ramírez, una mujer de origen tarahumara (comunidad indígena del norte de México), desarrolló una investigación enfocada en limpiar las aguas grises de los hogares por medio de flores, para que dicha agua sea reutilizada.

Ella es oriunda del rancho Bacaboche, pero desde los 11 años vive en Chihuahua, Ciudad de México y ya de muy pequeña le llamaba la atención la horticultura, gusto que comparte con su padre nogalero y su hermano agrotecnólogo.

Posteriormente, cursó la carrera de ingeniería en horticultura en la universidad autónoma de chihuahua, en la cual es pasante actualmente. Para su tesis, eligió investigar en la limpieza del agua gris, la que proviene de la ducha, lavandería, trastes y ahí fue cuando descubrió que, al crear humedales caseros donde se siembran semillas de cempasúchil y crisantemo, luego de ser regadas por goteo con agua gris, el agua sale limpia.

A su vez, el líquido que sale se puede reutilizar para la limpieza de pisos, riego de plantas, o lavar automóviles. Sin embargo, no puede ser utilizado para beber o preparar alimentos.

Según los reportes, la limpieza se consigue gracias al sustrato que está en los canales del humedal: puede ser grava, arena o piedra de río. Estos microorganismos se adhieren al sustrato y raíces, degradando la materia y las bacterias coliformes.

Mientras tanto, las plantas eliminan los contaminantes, como el nitrógeno y el fósforo, gracias a la absorción. Los sistemas naturales de los humedales tienen como ventajas el bajo costo de su construcción y mantenimiento, la ausencia de químicos, la captura de carbono gracias a la fotosíntesis de las plantas y pueden generar bio-electricidad a través de los gradientes de electrones y protones que ocurren en el sustrato.

Otro punto a favor, es que con este sistema, se puede adornar la casa con flores y con un método práctico que permite contribuir al medio ambiente, ahorrar dinero en el hogar y tener una actividad en familia sobre el cuidado y responsabilidad del uso de los recursos naturales.

Cabe destacar que el interés de Teresa no está en obtener ganancias por su proyecto sino en que la gente lo utilice –sobre todo en los hogares donde el agua escasea–. Es así como el oro líquido puede ser reutilizado para que se desperdicie menos.

Además de los efectos económicos, el sistema de filtrado de Ramírez Vega activa dentro de las familias la responsabilidad del cuidado del agua en un momento donde todo ahorro significa un futuro mejor en materia económica y ecológica.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Rusia: las inundaciones arruinan 575.000 hectáreas de cultivos

“Se ha constatado la pérdida de los cultivos en una superficie de 575.000 hectáreas. ...

Etiopía enfrenta la peor sequía en 30 años

El fenómeno de El Niño causó pérdidas repetidas de cultivos y diezmó los rebaños ...