La capa de ozono comienza a recuperarse, según el último informe de la OMM

Según el último comunicado de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) las sustancias que agotan la capa de ozono han disminuido en un 90% en los últimos 20 años. Para 1987 se produjeron 10 gigatoneladas de emisiones de dióxido de carbono y en la actualidad se calcula que sólo se generan 0,5 gigatoneladas.
 

La razón: la efectividad del Protocolo de Montreal, un tratado internacional creado en 1978 y diseñado para proteger la capa de ozono. En este momento hay 174 países que lo han ratificado. Se considera que si todos los firmantes continúan con el cumplimiento de los acuerdos, para el 2050, la capa que protege la tierra de la radiación ultravioleta, se habrá recuperado en su totalidad.
 
La evaluación realizada por 300 científicos miembros de la OMM y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), presentaron la primera actualización exhaustiva que resalta los esfuerzos de la cooperación internacional.
 
El Protocolo tiene bajo su control 96 productos químicos y aunque no son todos los que emiten grandes toneladas de dióxido de carbono, se prevé que en los próximos años el tratado incluya algunos otros. Las sustancias que han comenzado a reducirse e incluso a eliminarse son principalmente utilizadas en refrigeradores, aires acondicionados, aerosoles, espumas, atomizadores, equipos de extinción de incendios, entre otros.
 
La sustitución de este tipo de productos y la regeneración de la capa, hace pensar a los investigadores que para el 2030 se habrán evitado dos millones de casos anuales de cáncer de piel, además de impedir lesiones oculares, daños al sistema inmunológico humano y la preservación de la flora, la fauna y la agricultura en el mundo, aseguraron miembros del PNUMA.
 
El comunicado resalta que los avances y resultados de la implementación del Protocolo de Montreal también han tenido considerables efectos beneficiosos para el clima mundial, ya que se considera que muchas de las sustancias eliminadas y restringidas por el acuerdo, son gases que producen efecto invernadero. Sin embargo, las mismas instituciones encargadas del estudio, señalaron que algunos de los productos creados con el fin de sustituir los
químicos prohibidos, pueden ser beneficiosos para la capa de ozono, pero dañinos para el cambio climático.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Greta Thunberg cambia de opinión y acudirá a la COP26

La activista climática sueca había anunciado que no iba a acudir a la conferencia ...

Andorra: El colorante de una investigación tiño de verde un río de Andorra

El gobierno andorrano subrayó que los productos causantes de la coloración no son tóxicos ...

Alerta en Neuquén por la posible erupción del volcán chileno Chillán

Varias localidades del norte neuquino podrían verse afectadas por las cenizas ante un eventual ...