La minera Barrick quiere borrar los rastros del cianuro pero el agua con veneno corre río abajo

A casi cuatro días de la falla en la válvula que derivó en un derrame de cianuro en las cercanías de Veladero (el yacimiento de oro que la Barrick Gold explota en la provincia de San Juan), la preocupación y la polémica crecen a la par en Jáchal, una de las poblaciones más cercanas al yacimiento.

 
La localidad de 30 mil habitantes es una de las principales afectadas, en virtud de que los más de 15.000 litros del químico contaminaron las aguas de los ríos de la cuenca que abastece al lugar.
 
Un ejemplo de cuán grave es la situación está en que, en las últimas horas, el mismo Gobierno de San Juan emitió un comunicado en el que solicitó a los habitantes El Chinguillo, Malimán y Angualasto, todas poblaciones cercanas a Jáchal, que directamente eviten consumir agua.
 
Este miércoles, la municipalidad de Jáchal decretó la emergencia ambiental y sanitaria por lo que se suspendieron desde las clases hasta la asistencia a los puestos de trabajo.
 
Pero, lo que resulta más grave, son los intentos de la minera responsable de la contaminación por borrar rastros de cianuro, un hecho que la puede comprometer judicialmente aún más.
 
La compañía no ha dejado de inyectar más líquido en los cursos con el fin de que el veneno circule con las correntadas aguas abajo. 
 
De esta forma, Barrick intenta disminuir la presencia del cianuro para así moderar los resultados de las muestras que viene tomando la mendocina Universidad de Cuyo.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

El Océano Ártico será menos ‘frio’ este invierno

La tapa del hielo marino está en constante cambio y se derrite drásticamente cada ...

pirineos

La muerte de los últimos glaciares de España

A este ritmo, todos los glaciares del Pirineo desaparecerán en 30 años.