Parque Nacional Galápagos, la primera área protegida de Ecuador

Más leídas

Las Islas Galápagos, situadas en el océano Pacífico, a aproximadamente mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador, conmemoran 65 años de haber sido designadas como la primera área protegida del país suramericano.

El 4 de julio de 1959 fue un día importante en la historia de Galápagos, ya que el Ecuador reconoció formalmente la relevancia del archipiélago y creó el Parque Nacional Galápagos como la primera Área Protegida del país.

Desde entonces, se han recibido numerosas distinciones a nivel nacional e internacional, las cuales destacan el gran valor que Galápagos tiene para Ecuador y el resto del mundo.

El Parque Nacional Galápagos cuenta con 7.970 kilómetros cuadrados de áreas terrestres y 138.000 en su reserva marina. En 2020 la labor institucional permitió que “la Unesco amplíe la extensión de la reserva de biosfera de 772.000 a 14,6 millones de hectáreas”.

El Parque Nacional Galápagos no es el primer esfuerzo por preservar la biodiversidad de estas islas. El Gobierno ecuatoriano ya había establecido la preservación de especies y zonas importantes del archipiélago en 1934 y 1936. En 1979, se establecieron oficialmente las fronteras del Parque Nacional, reservando el 97 por ciento de la superficie terrestre para su protección y el 3 por ciento restante para los asentamientos humanos en cuatro islas.

Las islas son un modelo de gestión en el que los humanos y la naturaleza conviven armoniosamente, lo que las convierte en uno de los archipiélagos volcánicos mejor conservados del mundo. Esto se debe a que el 95% de las especies registradas originalmente se mantienen en un buen estado de conservación.

El Parque Nacional Galápagos ha demostrado ser el motor del crecimiento económico de la provincia y una importante fuente de ingresos extranjeros para el país. El turismo de naturaleza, impulsado por políticas y medidas de conservación implementadas por el Ministerio del Ambiente, a través de la DPNG, se ha convertido en el principal sector económico de la provincia.

Los ecosistemas y la biodiversidad, que son el principal atractivo turístico del archipiélago y la principal fuente de ingresos para la población local, se han mantenido en un estado excepcional gracias a estas medidas.

Galápagos es un ejemplo destacado a nivel mundial de cómo la conservación de áreas naturales protegidas puede tener un impacto económico significativo, mejorar la calidad de vida de las comunidades locales y contribuir al desarrollo sostenible del país.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Últimas noticias

Poca investigación agroalimentaria en los países afectados por el cambio climático

Inseguridad alimentaria y cambio climático: la necesidad de investigación agroalimentaria en las regiones más afectadas.