Un científico de Bariloche liderará un estudio global sobre la biodiversidad del planeta

Lucas Garibaldi, doctor en ciencias agronómicas de Bariloche, liderará un grupo conformado por más de 200 científicos de todo el mundo que determinarán las medidas para evitar una sexta extinción masiva de especies en el planeta. Se trata de una nueva evaluación global de la Plataforma Intergubernamental científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

El científico ejercerá la co-dirección de esa evaluación global que se extenderá durante tres años junto con una científica noruega y un estadounidense con nacionalidad india. La designación sorprendió al director del Instituto de Investigaciones en Recursos Naturales, Agroecología y Desarrollo Rural (IRNAD), dependiente del Conicet y la Universidad Nacional de Río Negro, ya que no se había postulado.

Garibaldi explicó que hay dos paneles intergubernamentales que se dedican a la «interfase» ciencia y política a nivel mundial, con el foco puesto en el cambio climático y la biodiversidad. Funcionan como estructuras independientes y están conformados por unos 140 países que aportan recursos para su funcionamiento con la participación voluntaria de los investigadores.

Respecto a la elección de los co-presidentes de la evaluación global, los gobiernos de todo el mundo postulan a los científicos y luego se realiza la selección final. Garibaldi aclaró que «no solo incluye conocimiento científico sino el conocimiento local de comunidades originarias, de las prácticas, de los agricultores».

¿Cómo funciona el Panel? Los países solicitan informes que luego sientan las bases para acuerdos internacionales sobre el clima o sobre el control de las especies. «Cada uno de esos informes debe estar aprobado por los países y de esta forma, ya excede el consenso científico y cuenta con el consenso científico político para la toma de decisiones», detalló Garibaldi.

En el caso del estudio que Garibaldi liderará, los informes estarán a cargo de unos 200 científicos de diversas disciplinas como biología, agronomía, sociología y economía, y también hay revisores a cargo de los intercambios y los debates con los gobiernos.

Garibaldi explicó que tiempo atrás se entregó el último informe global sobre Biodiversidad, con un diagnóstico pesimista. «Encontramos que, en las últimas cinco décadas, la biodiversidad del planeta Tierra decreció como nunca antes en la historia de la humanidad. Estamos perdiendo especies a una tasa gigantesca, la tasa más alta de la humanidad», advirtió y aclaró que «este nuevo informe será el más relevante ya que contempla los cambios que necesitamos realizar como humanidad para cambiar la trayectoria que vivimos hacia un mundo saludable». Es decir, detallarán cuáles son los cambios transformadores que la humanidad tiene que hacer para vivir dignamente en el planeta.

De todos modos, aclaró que los informes son «políticamente relevantes pero no políticamente prescriptivos». Esto significa que describen los escenarios y se plantean las opciones de cambios que implican la toma de decisiones. «Un ejemplo son los cambios necesarios en el sector agropecuario para promover la conservación de hábitats nativos en los campos de cultivos, conservar el suelo, promover la biodiversidad de cultivos. Todo lo que sean prácticas de base agroecológica que llevan a una alta producción de alimentos de alta calidad nutricional», describió.

Garibaldi destacó que su nuevo rol en IPBES es “voluntario, casi full time todos los días durante muchos años. Está asociado a la vocación científica, a los debates y relevamientos. Se involucra a muchas disciplinas y profesiones».

¿Cuál es el principal desafío para la preservación de la biodiversidad? Garibaldi consideró que «buena parte está asociada al cambio de uso de suelo. La mayor parte del planeta está ocupada por nuestros cultivos, forestaciones o el ganado que consumimos. Entonces, es necesario cambiar de manera integral nuestros sistemas de alimentación, desde la producción y el consumo. Es el desafío».

Tags: