Crean moldes para fabricar vasos de calabazas duraderos y 100% biodegradables

Desde Brooklyn se cultivan calabazas en moldes para crear vasos y tazas para la demanda que se tiene en las cafeterías, restaurantes y fuentes de soda del mundo que sirven bebidas calientes.

Los vasos convencionales de café o té están recubiertos de polietileno que son muy contaminantes, por lo que presentar un modelo sostenible es un alivio para el planeta.

El estudio CRÈME, con sede en Brooklyn, presenta unas atractivas tazas con una presencia orgánica y con una durabilidad destacada y que no presentan ninguna afectación para el planeta.

Los cambios en el clima en regiones con climas agradables con cuatro estaciones equilibradas, permiten pensar que cada día los efectos serán de un impacto de mayor consideración. Por lo que se necesita hacer cambios de forma inmediata.

De forma providencial se cuenta con la ayuda de la naturaleza. Se puede soñar con un producto que no afecte el ecosistema y que pueda ser rentable para los cultivadores, diseñadores y vendedores finales.

La cantidad de desperdicios que se producen por razón de los vasos desechables de un solo uso son muy impactantes. Tiendas famosas como Starbucks han utilizado 2.600 millones de vasos en sus tiendas durante un año. Esa cifra es alarmante.

CRÈME en sus estudios pudo identificar las calabazas como una planta de muy rápido crecimiento. La verdura conocida ha desarrollado de forma natural, una piel exterior fuerte, y una pulpa interior fibrosa.

El estudio para su proyecto, exploró esta artesanía centenaria. Para esto hizo un estudio que incluyó revisar la historia donde comunidades ancestrales usaron métodos parecidos. Por lo que la sabiduría ancestral vuelve a la palestra.

La fabricación de los moldes se proporcionan a los cultivadores que lo colocan en la planta en el espacio donde va a tener su desarrollo. Esto debe colocarse cuando se empieza a ver la pequeña calabaza.

Una vez secas las calabazas su fuerte piel exterior y la fibra en su carne interior se vuelven impermeables. Listas para darle un uso sostenible. Actualmente se está explorando métodos novedosos para darle una producción en masa.

Por citar una alternativa, CRÈME está explorando utilizar una lente moderna para crear un producto que pueda ser producido en masa. Mediante el uso de moldes impresos en 3D, pueden convertir las calabazas en formas funcionales personalizables, como tazas y frascos.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Colombia: Construyen casas con residuos de café

Lo último en arquitectura basada en economía circular es realizar edificios prefabricados a partir ...