Este joven convierte basura plástica en materiales de construcción baratos y ultra resistentes

El proyecto comenzó en diciembre de 2015 con un capital de 20 dolares en Arusha, Tanzania. A la edad de 15 años, Edgar Edmund vio cómo las inundaciones arrasaban mas de 700 casas de adobe principalmente las aldeas pobres de Dar Es Salaam, Tanzania.

En la ciudad de Dar Es Salaam existe una gran demanda de productos económicos y resistentes que al menos hoy podrían permitir a muchas personas tener sus propias casas independientemente de sus bajos ingresos.

Esto lo llevó a Edmund a fundar Green Venture Recycles para desarrollar materiales de construcción baratos y resistentes, como ladrillos, tejas, bloques y madera plástica utilizando desechos plásticos.

Desarrolló un prototipo de sus materiales de construcción recolectando desechos plásticos de las calles de la ciudad para sus primeras pruebas. Dado que la fusión del plástico genera gases tóxicos como dioxinas y furanos, también diseñó un filtro para capturar estas sustancias y logró un proceso de producción sostenible.

Hoy en día, sus productos incluyen ladrillos de plástico que son más duraderos y económicos en comparación con los bloques normales de arena y cemento; la madera plástica se puede utilizar para reemplazar la madera tanto en la construcción como en la creación de muebles; y tejas de plástico recicladas para techos que son resistentes al agua, no permiten el crecimiento de moho y son fáciles de limpiar.

Son utilizadas por las empresas de construcción para proporcionar viviendas de bajo costo a personas de bajos ingresos.

Su misión es brindar productos de calidad y generar un impacto social positivo al construir casas y a su vez limpiar el medio ambiente. Ademas, los ladrillos toman menos tiempo para producirse y también menos tiempo para instalarse en comparación con los ladrillos tradicionales, por lo tanto, la construcción es mas sencilla y rápida.

Edmund, tiene más de 100 personas trabajando en la recolección de residuos plásticos como trabajadores a tiempo parcial y su equipo ha podido reciclar más de 60 toneladas de residuos plásticos y lo ha utilizado para hacer paredes y edificios. Además, han educado a 4.000 estudiantes en escuelas de Arusha, Tanzania, sobre sostenibilidad ambiental.

En 2017, Edmund fue nombrado ganador del Children’s Climate Prize 2017. “Las innovaciones de Edgar son brillantes y un buen ejemplo de cómo combinar la responsabilidad climática y al mismo tiempo contribuir a un desarrollo positivo, por su parte como para la sociedad en general ”, dijo Johan Kuylenstierna, presidente del jurado del Premio del Clima para Niños.

Edmund también recibió el premio Investment Readiness Award en los premios Challenge Prize Awards del Anzisha Prize en Johannesburgo, Sudáfrica. El premio, que debía reconocer su importante esfuerzo por mejorar su negocio, lo vio recibir $ 50,000 como fondo de inversión. La iniciativa esta creciendo en el transcurso de estos últimos 3 años y planea expandirse a diferentes lugares del mundo.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Argentina: Tafí Viejo hace la separación entre residuos secos y húmedos

Se agregó un ecopunto para que los vecinos lleven, diferenciadas, la basura orgánica y ...

Bariloche: Residuos cloacales directo al lago

Los líquidos emergen de una alcantarilla ubicada en la calle Luelmo. Se formó un ...