Kamikatsu, el pueblo “Basura Cero” de Japón, modelo para pequeñas ciudades del mundo

Escondido en las montañas de la isla japonesa de Shikoku, un pueblo de unos 1500 habitantes está en un camino ambicioso hacia una vida sin basura.

No es diferente a muchas otras comunidades de Japón; las fotos del paisaje la emparentan con muchas localidades en la sierras y en las montañas de Argentina.

Pero este pueblo tiene su propia agenda.

En 2003, Kamikatsu se convirtió en el primer municipio de Japón en declararse comunidad “residuos cero”. Desde entonces, el municipio desterró la práctica de incineración al aire libre de la basura a partir de un sistema de compra, consumo, reciclado y valorización que tiene por objetivo alcanzar la neutralidad de carbono.

La ciudad estima que está a más del 80 por ciento de su camino hacia el cumplimiento de esa meta para 2030.

Pero incluso para una ciudad de su tamaño, la neutralidad de carbono y residuos cero implican poner la vara muy alta. Para agregar complejidad, con más de la mitad de sus residentes mayores de 65 años, esta pequeña comunidad rural se reduce velozmente.

Aún así, Kamikatsu y sus residentes tienen mucho que enseñar sobre cómo vivir de manera más sostenible, y muchas de las medidas que han adoptado podrían aplicarse en ciudades más grandes o servir de modelo para barrios y comunidades.

Recuperar de 45 maneras diferentes

El Zero Waste Center (“Centro Basura Cero”) es la instalación de valorización de la ciudad, donde los residuos de la comunidad se clasifican en 45 categorías (solo para cartón y papel hay 9 categorías) antes de descartar el resto en una pila para los incineradores.

Como referencia, las licitaciones de los Centros Verdes de la Municipalidad de nuestra ciudad ofertan 23 categorías de productos; cartones y papeles se separan en solo tres categorías.

Los residentes limpian y secan los residuos ya que de esta forma se hacen aptos para el reuso y mejoran su calidad para el reciclado.

La ciudad ofrece un sistema de incentivos en el que las personas pueden obtener puntos de reciclaje que se canjean por productos ecológicos. En el Centro hay letreros que ilustran qué artículos nuevos se fabricarán con los artículos recuperados y cuánto dinero está ahorrando la ciudad al trabajar con empresas de reciclaje en lugar de quemar la basura. Es una manera de mantener presente la responsabilidad social.

“Cuando los residentes cooperan, el dinero utilizado para el manejo de los residuos se reduce, por lo que es sencillo ver el mérito de cooperar”, dice Momona Otsuka, la directora del centro de 24 años.

La ciudad también tiene una estrategia en el origen de la cadena de consumo: está trabajando con los fabricantes para alentarlos a usar más materiales reciclables, lo que es fundamental para reducir los desechos.

Tienda de segunda mano ‘Kuru kuru’

Pegada al Zero Waste Center hay una tienda de segunda mano donde los residentes locales pueden dejar artículos que ya no quieren, para que otros puedan llevarlos gratis. Todo lo que necesitan hacer es pesar el artículo que toman de la tienda y registrar el peso en el libro mayor, para que la tienda pueda realizar un seguimiento del volumen de artículos reutilizados.

Solo en enero, se reubicaron 447 kilogramos de artículos, desde objetos pequeños como baterías sin usar y vasos de sake hasta muebles, ropa de maternidad y juguetes. El número se muestra dentro de la tienda.
La tienda “kuru kuru” (o “vueltas y vueltas” en japonés) está hecha ella misma de artículos reciclados. El piso incorpora granalla de vidrio. Todas las ventanas fueron donadas por los residentes. El inmenso candelabro que embellece el salón está hecho de botellas de vidrio.
“También tratamos de mostrar la idea “Basura Cero” a través de la arquitectura”, dijo Otsuka.

El sistema de viajes compartidos

Kamikatsu se encuentra aproximadamente a una hora de la ciudad más cercana, Tokushima. Para moverse por la ciudad y para los viajes a otras localidades o al aeropuerto más próximo, utilizan un sistema de viajes compartidos de la ciudad. Alrededor de 40 personas comparten un pequeño lote de autos, que transportan residentes o visitantes. Incluso el intendente de la localidad está inscrito para ser conductor en el sistema.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

UNESCO presentará un informe sobre el impacto de los microplásticos en ríos y lagos

Uno de los objetivos principales será posicionar el problema de los microplásticos en un ...

México: Despliegan barreras contra el sargazo en la Riviera Maya

Funcionarios de Turismo y Medio Ambiente señalaron que el Gobierno local invertirá otros 240 ...