Los desechos plásticos podrían duplicarse para 2040

botellas

Un equipo de 17 expertos mundiales que ha desarrollado un modelo informático para rastrear las existencias y los flujos de plástico alrededor el mundo, advierte de que se arrojarán más de 1.300 millones de toneladas de plástico en tierra y en los océanos entre 2016 y 2040 a menos que el mundo actúe.

El modelo sugiere que incluso con esfuerzos inmediatos y concertados, 710 millones de toneladas de desechos plásticos se desecharán en el medio ambiente: 460 millones de toneladas en tierra y 250 millones de toneladas en cursos de agua. En un estudio innovador, revelan la magnitud de un problema causado por los sistemas globales de gestión de residuos que no pueden hacer frente al creciente volumen de residuos plástico.

Aunque el objetivo principal del estudio, cuyos resultados se publican en Science, fue investigar cómo el plástico llega a los océanos, también ha revelado que cada año se vierten cerca de 30 millones de toneladas en la tierra y se queman casi 50 millones de toneladas al aire libre, además de los 11 millones de toneladas que terminan en los mares.

Predicen que el nivel de contaminación aumentará anualmente. En el año 2040, se quemarán 133 millones de toneladas y se arrojarán 77 millones de toneladas a la tierra, y 29 millones de toneladas terminarán en los océanos. Eso sucederá incluso si los gobiernos cumplen sus compromisos de reducir la contaminación plástica.

Los académicos de la Universidad de Leeds proporcionaron un análisis del papel que desempeña la gestión eficaz de los desechos en la reducción de la contaminación y en el modelado de lo que sucede cuando los desechos no se recolectan o se administran mal.

El investigador principal de Leeds, el doctor Costas Velis, profesor de Sistemas de Eficiencia de Recursos en la Escuela de Ingeniería Civil destaca que “esta investigación científica nos ha proporcionado por primera vez una visión integral de las asombrosas cantidades de desechos plásticos que se vierten en los ecosistemas terrestres y acuáticos del mundo. Ahora tenemos una imagen mucho más clara de las fuentes de la contaminación y donde finalmente termina”.

Coste ambiental

“A menos que el mundo actúe, estimamos que más de 1.300 millones de toneladas de contaminación por plástico terminarán en tierra o en masas de agua para 2040. Aunque esa cifra es enorme, podría ser aún mayor si no fuera por el hecho de que una gran cantidad de los residuos se quema abiertamente, pero esa quema también conlleva un importante coste ambiental”, lamenta.

Los científicos recuerdan que no existe una única bola mágica para reducir la contaminación plástica en los mares, y solicitan una serie de intervenciones de la industria y los gobiernos que, según ellos, son alcanzables.

Alrededor del 95% de los envoltorios de plástico agregado se usa solo una vez antes de que se convierta en basura. El análisis muestra que la mayor fuente de contaminación plástica son los desechos sólidos municipales no recuperados, en gran parte de los hogares.

Actualmente, alrededor de una cuarta parte de todos los desechos plásticos no se recogen, lo que deja en manos de los ciudadanos que se deshagan de ellos. Para 2040, un tercio de todos los desechos plásticos generados no serán recolectados. Eso equivaldrá a 143 millones de toneladas al año.

A medida que los científicos modelaron los flujos de residuos plásticos a través de la economía, identificaron un aspecto oculto del problema: las grandes cantidades de residuos plásticos que se queman abiertamente. Aunque la quema reduce la cantidad de residuos que se desechan en la tierra y en los mares, genera humos muy tóxicos y contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Si no se toma ninguna acción, el modelo de ordenador estima que aproximadamente 2.500 millones de toneladas de desechos plásticos se quemarán abiertamente entre 2016 y 2040, es decir, más del doble de la cantidad que se proyecta arrojar a la tierra y al medio ambiente acuático.

Ed Cook, investigador de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad de Leeds y uno de los científicos involucrados en el estudio, explica que “los incineradores modernos con tecnología de control de la contaminación del aire emiten pocas sustancias peligrosas pero con la combustión abierta se liberan todo tipo de emisiones tóxicas”.

“Quemar es un arma de doble filo, advierte. Reduce la cantidad de plástico que eventualmente podría terminar en los mares y en la tierra, pero también plantea muchos otros problemas ambientales, incluida una contribución significativa al calentamiento global“.

El estudio reveló que mejorar los servicios de recolección de residuos sería el factor más influyente para reducir la contaminación.

2.000 millones de personas sin recogida de residuos

Según la Perspectiva Global de Gestión de Residuos de la ONU, alrededor de 2.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a un servicio de recogida de residuos, y se espera que crezca a 4.000 millones de personas para 2040, según la investigación.

El doctor Velis destaca que su modelo “muestra que cada tonelada de plástico recuperada reduce la contaminación del medio ambiente acuático en 0,18 toneladas. Por lo tanto, en el corazón de cualquier solución efectiva debería estar la provisión de servicios de gestión de residuos sólidos e infraestructura para todos, un objetivo clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible  de la ONU”.

Una estimación conservadora indica que hay al menos 11 millones de recicladores en todo el mundo. Este sector marginado se gana la vida tamizando desechos no recolectados, buscando materiales que puedan vender para reciclar. Se cree que recogen alrededor del 58% de todo el material plástico que se recicla en todo el mundo, más que todas las autoridades oficiales juntas.

A pesar de desempeñar un papel importante en la reducción de los desechos plásticos mundiales, muchos recicladores carecen de derechos laborales básicos o condiciones de trabajo seguras.

La inclusión, la integración y la habilitación de la autoorganización de los recicladores son fundamentales para apoyar la economía circular en el Sur Global.

Los científicos concluyen que no existe una solución única que de forma individual reduzca el flujo de desechos plásticos hacia los océanos, pero todas en conjunto podrían reducir el flujo de plástico hacia los océanos en un 80% del nivel proyectado para 2040.

Aunque la tarea es enorme, el informe dice que es alcanzable y puede lograrse utilizando la tecnología y los conocimientos existentes, mediante la reducción del crecimiento en la producción y consumo de plástico, sustituirlo por papel y materiales compostables, aumentar las tasas de recogida de desechos en países de ingresos medios / bajos, construir instalaciones para eliminar el 23% del plástico que no puede reciclarse económicamente, como medida de transición y reducir las exportaciones de residuos plásticos.

El enfoque en los países de altos ingresos debería ser disminuir el consumo de plástico, mejorar el diseño y el reciclaje del producto. En las economías de ingresos bajos a medianos, el impulso debería ser mejorar la recolección de residuos e invertir en la clasificación y el reciclaje, dicen los científicos.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Hay alrededor de 750 mil pequeños desechos espaciales orbitando la Tierra

Tienen entre 1 y 10 centímetros de diámetro según informó la Agencia Espacial Europea

El reciclaje en Europa ‘amenazado’ por las incineradoras

En este contexto la incineración podría poner en riesgo las estrategias de reciclaje de ...