Producen 800 juegos de útiles escolares hechos con telgopor reciclado por día

Creando Conciencia, la cooperativa de Benavídez dedicada al cuidado ambiental e inclusión social de recuperadores urbanos (ex cartoneros), ya produce actualmente 800 juegos de útiles escolares de telgopor reciclado por día, en su nuevo Polo Cooperativo inaugurado en el mes de julio, y apunta a poder estar en góndolas con el nuevo producto a partir del mes de diciembre.

El set de útiles de Creando Conciencia consta de una regla, una escuadra (de 45 y 60 grados), un transportador y una paleta de pinturas. La regla, puntualmente, ofrece un diseño innovador, ya que se utiliza también como compás y tiene un borde ondulado aplicable a marcaciones decorativas. La línea fue ideada por el diseñador industrial Facundo Spataro, profesor en la carrera de Diseño Industrial (UBA) y Escuelas ORT.

Cada uno de los útiles es producido a partir de la reutilización del telgopor, uno de los plásticos más contaminantes para el medio ambiente, ya que tarda entre 100 y 1000 años en degradarse. A su vez, por su bajo peso resulta poco redituable para la venta, ya que su logística es muy cara. Por eso, la reutilización del mismo trae dos ventajas: se usa lo que ya existe, evitando que contamine, y se evita generar material nuevo.

La línea de útiles escolares fue lanzada en noviembre de 2019, y a partir del julio de este año comenzó a ser producida a mayor escala, luego de la inauguración del nuevo Polo Cooperativo de Creando Conciencia.

En la producción intervienen 12 socios de la cooperativa, contando también con una fuerte tecnificación: una Inyectora Rocem R178, dos tampógrafos para estampado automáticos, una termoformadora para skin pack y una troqueladora de blisters.

Algunos de los útiles ya se están vendiendo al Municipio de San Martin y la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca, y habrá una parte de la producción que será destinada a otros actores de la economía solidaria. De acuerdo a las previsiones, en diciembre ya se podrán comercializar en góndolas de supermercados.

Además de los útiles escolares, en el nuevo Polo Cooperativo se fabrican también bancos, reposeras, composteras, huertas y otros productos realizados con madera plástica reciclada, que pertenecen a la línea de mobiliario urbano de Creando Conciencia.

La cooperativa, por su parte, viene realizando una labor social significativa en la zona, ya que asiste a 8 merenderos de Tigre, donde se alimentan 1100 vecinos en situación de vulnerabilidad. A su vez, en el último año generó 15 nuevos puestos de trabajo, de los cuales 10 se dieron en contexto de pandemia y, actualmente, con el objetivo de ampliar la producción de útiles escolares.

“Los útiles escolares, al igual que los bancos y el mobiliario urbano, son el producto final de un proceso virtuoso que comienza con la separación de residuos, luego el reciclado, la transformación de los mismos y finalmente el producto terminado. En ese proceso, apuntamos al cuidado del medio ambiente y la inclusión de personas que son incorporadas al sistema, con trabajos dignos y coberturas sociales”, señaló Noelia Segovia, presidente de la cooperativa.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

La Unión Europea busca reducir un 50% sus residuos antes de 2030

En 2012, el Parlamento Europeo ya pidió que se tomaran medidas para reducir el ...