Rusia confirma que explosión de un misil produjo ‘gases inertes radioactivos’

El Servicio Hidrometeorológico de Rusia (Rosguidromet) confirmó que el breve aumento de la radiación tras la explosión de un misil con fuente de alimentación isotópica se debió a ‘gases inertes radiactivos’, producto de la desintegración de radionucleidos de estroncio, bario y lantano. 

La explosión del misil, que se produjo durante unas pruebas, causó la muerte de siete personas, entre ellos cinco ingenieros de Rosatom, la agencia atómica rusa, dejó varios heridos y provocó alarma entre la población local. 

En un comunicado publicado en su página web, Rosguidromet precisó que las muestras de aire recogidas en la ciudad de Severodvink, situado junto al polígono donde el pasado día 8 se produjo el accidente, se hallaron radionucleidos de corta vida de estroncio, bario y lantano.

El gobernador de la región de Arjanguelsk, Igor Orlov, aseguró que la salud de la población no está ni estuvo amenazada por contaminación radiactiva, al comentar el comunicado.

‘Estoy completamente seguro, y tengo todos los fundamentos para ello, de que el 8 de agosto no hubo, como tampoco los hay ahora factores, que amenacen la salud y la vida de la población de región de Arjanguelsk’, enfatizó Orlov en declaraciones a la agencia Interfax.

El gobernador recalcó que ni entre los vecinos de la región ni entre el personal médico hubo o hay afectados por el accidente en el polígono militar.

Según la nota, el producto de la desintegración de estos radionucleidos son gases inertes radiactivos, que fueron ‘la causa del aumento temporal de la potencia de la dosis ambiental de radiación gamma en 8 de agosto de 2019 en Severodvinsk’.

Actualmente, en las muestras de aire y de precipitaciones recogidas en la ciudades de Severodvinsk y Arjanguelsk ‘no se detectan radionucleidos de origen tecnológico’, aseguró Rosguidromet. 

‘La situación en materia de radiación se ha estabilizado’, subraya el comunicado difundido por la agencia de noticias EFE.