China: esquilman los océanos para preservar la medicina tradicional

Un reciente informe del Parlamento Europeo revela que  la cifra de capturas de peces de China en la última década asciende a 4,6 millones de toneladas. Esta cantidad contrasta con la que China reportó a la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO, por sus siglas en inglés), que ascendía a 368.000 toneladas al año. 

 
Según la ONG de protección del medio ambiente PEW, el principal foco de extracción de peces para China es África, donde pesca 3,1 millones de toneladas al año, de los que algunos expertos señalan que 2,5 millones de toneladas se destinan al mercado negro.  
 
Un mercado que no para de crecer, según denuncian los conservacionistas, debido a las propiedades curativas que la medicina tradicional china atribuye a determinadas especies en peligro de extinción.
 
Así, mientras, según médicos chinos, la vesícula de la totoaba, especie nativa del golfo de California, promueve la fertilidad, las aletas de tiburón, además de ser un lujoso manjar, se cree que ayudan a estimular el flujo de sanguíneo y a curar el cáncer, entre otras enfermedades. 
 
Por algunas de estas especies protegidas, como por ejemplo la bahaba, similar a la totoaba pero nativa de las aguas chinas y también muy codiciada por su vesícula, se llegan a pagar hasta tres millones de yuanes (487.000 dólares) por ejemplar en el mercado negro. 
 
Como resultado de este comercio ilegal, especies como el tiburón se encuentran en serio peligro de extinción, pues cerca de 100 millones de escualos mueren cada año, según advierten los científicos, sin posibilidad de que se dé un remplazo generacional (el proceso de renovación por el que una población reemplaza con nacimientos las pérdidas debidas a los fallecimientos). 

Tags:

Esto tambien te puede interesar