Ecuador: el jaguar es uno de los animales en peligro de extinción

Del jaguar (Panthera onca) dicen que es una de las especies “más misteriosas de la selva”. Un animal “sigiloso, silencioso y esquivo”, que es considerado por los pueblos indígenas como un ser protector.

 
En Ecuador existen dos subespecies: centralis, ubicada en la Costa y onca onca, en la Amazonía. “Ambos están en peligro, pero más crítica es la situación de las poblaciones de la Costa”, explicó el director de la Fundación Zoológica del Ecuador, Juan Manuel Carrión.
 
Recientemente, a través de redes sociales, se denunció una presunta matanza de un jaguar. En la fotografía, que se distribuyó viralmente, se ve a un señor sosteniendo el cuerpo del animal. El Ministerio de Ambiente receptó la denuncia y está haciendo la investigación del caso.
 
Según los estudios de los expertos, no existirán más de 50 animales en la zona costera, “siendo demasiado generosos”, señaló Diego Tirira, editor del Libro Rojo de Mamíferos del Ecuador, cuya última publicación es de 2011, quien insistió que la especie está en peligro en crítico.
 
Para determinar las poblaciones estimadas de jaguares, los expertos hacen una medición del territorio, tomando en cuenta que esta especie para vivir saludablemente requiere de alrededor de 10 mil hectáreas por pareja.
 
Así, en la Reserva Cotacachi-Cayapas existirían unos 40 o 50 animales, mientras en el Bosque Protector Cerro Blanco en Guayaquil, vivirían, “en el mejor de los casos”, cuatro ejemplares. Y, en la reserva Mache-Chindul también habitaría un número reducido.
 
Si bien la cacería para la venta de la piel y dientes del jaguar ha disminuido, según los expertos, todavía se registra de manera ilegal. En una visita de Tirira al Yasuní le ofrecieron collares con dientes a ocho dólares, que conforme llegue a la ciudad aumentaría de precio.
 
Pero, la principal causa de disminución de las especies es el fraccionamiento de los bosques y la disminución de los territorios. “Existe una reducción dramática del hábitat”, explicó Carrión.
 
A esto se suma que existen cazadores de los animales que los jaguares requieren para sobrevivir, especialmente venados, tapires y sajinos, por lo que se ven obligados a cazar animales de granja, convirtiéndose en blanco de los colonos, que por venganza salen para matarles.
 
Frente a la denuncia realizada en redes sociales, Tirira aseguró que éste no es un hecho aislado, sino que “es algo que siempre ha pasado, pero ahora hay un poco más de conciencia”.
 
Para él, el Ministerio de Ambiente debe emprender un programa para que exista reproducción de ejemplares, especialmente en la Costa, donde en los “próximos 10 o 20 años ya no existirá la especie”, señaló.
 
Por su parte, Carrión indicó que en el Zoológico de Guayllabamba en Quito, existen dos ejemplares con un “propósito de educación ambiental”, para que las personas conozcan sobre el animal y apoyen su protección.

Tags: