El misterioso tiburón sin piel ni dientes hallado en el Mediterráneo

tiburon sin piel ni dientes

Un equipo de biólogos realizó un hallazgo que todavía los mantiene asombrados. Se trata de un pequeño tiburón que carece completamente de la piel y dientes, características de su especie. encontrado en aguas del Mar Mediterráneo.

A partir del descubrimiento frente a las costas de Cerdeña, en Italia, los especialistas comenzaron a hacerse muchas preguntas, y las dos claves apuntan a cómo terminó así y cómo todavía sigue vivo.

La piel es un órgano indispensable para cualquier ser vivo, y los tiburones no son una excepción. En el caso de los escualos, genera una mucosidad que los protege de infecciones bacterianas, refleja Gizmodo.

Las tiburón encontrado comparado con uno tradicional. Foto: Universidad de Cagliari

También, como es de suponer en las profundidades, cumple la función de barrera protectora contra parásitos y depredadores.

Sin embargo, este ejemplar de pintarroja bocanegra (Galeus melastomus) justamente resultan un misterio porque no cuenta con las estructuras de la piel habituales en su especie.

Como no cuenta con epidermis ni dermis, tampoco tiene los dientes y dentículos presentes en un ejemplar normal. Sí, un tiburón sin dientes.

Por caso, cualquiera podría imaginar que con esas características resultaría prácticamente imposible sobrevivir en el fondo del mar.

Sin embargo, el tiburón fue capturado con aparente buena salud y nadando tranquilamente a 500 metros de profundidad en aguas cercanas a la gran isla italiana.

Pese a no poseer dientes, al parecer no tenía problemas de alimentación. Y eso tiene que ver con que los pintarrojas tienden a engullir enteras a sus presas. Pero sí cuesta comprender cómo llegó a edad adulta es tan buena condición.

Asombro y dudas con la piel

Los biólogos no logran comprender cómo perdieron la piel de esta forma. Las primera hipótesis apuntan a causas ambientales vinculadas con la actividad del hombre. La exposición prolongada a sustancias contaminantes sería un ejemplo.

Pero no es la única, ya que algunos expertos señalan también el calentamiento de las aguas del Mediterráneo y el aumento progresivo de su acidez, aunque no existe una certeza para confirmarlo.

Por último, surge además que la condición podría deberse a un fallo durante el desarrollo embrionario del animal, producido de manera natural.

El estudio preliminar de los biólogos fue publicado en la revista Fish Biology, pero los investigadores continúan estudiando el misterioso ejemplar de tiburón.

Tags: