El mono Coco, rescatado de una casona de Belgrano, se recupera y podría ser trasladado a un refugio

Coco, el mono carayá que fue encontrado encerrado en pésimas condiciones de salud en una casona donde tenían lugar fiestas clandestinas, sigue recuperándose día a día y podría ser trasladado en poco tiempo a un refugio especializado en la provincia de Córdoba.

En relación al hallazgo del mono, la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental Ufema), a cargo de Carlos Rolero Santurian, informó este viernes que decidió imputar a dos personas por maltrato y crueldad animal, y también por tráfico de fauna.

Coco es el mono carayá de al menos 5 años que fue rescatado durante un allanamiento en una casona ubicada en la calle La Pampa al 3100, del barrio porteño de Belgrano. El domicilio contaba con numerosas denuncias por ruidos molestos y organización de fiestas hasta muy entrada la madrugada.

Durante el procedimiento, se encontró al animal encerrado en un armario sin luz, agua ni ventilación, y en pésimas condiciones de salud.

El mono no tiene dientes, y no puede caminar ni erguirse: sus músculos están atrofiados y no tienen fuerzas. Para moverse, se arrastra torpemente.

La Ufema informó que gracias a las intensas gestiones llevadas a cabo por los responsables de la ONG Pájaros Caídos —organización que cuida de Coco desde que fue rescatado—, el lunes se llevará a cabo una interconsulta con el cuerpo veterinario del Bioparque Temaikén para evaluar las múltiples afecciones físicas que presenta el mico por los años que viene soportando maltratos y crueldad,

Además, junto a estos veterinarios especializados se analizará la viabilidad de trasladarlo a un centro de rehabilitación para animales discapacitados, el de la ONG Proyecto Carayá, en la provincia de Córdoba, que se puso a disposición.

Por otro lado, el organizador de las fiestas en la propiedad donde fue hallado el mono, además de ser imputado por maltrato y crueldad animal y por tenencia ilegitima de especies provenientes del “tráfico de fauna silvestre”, fue imputado por resistencia a la autoridad, ya que al momento del allanamiento intentó golpear a los efectivos policiales.

Asimismo, el fiscal Rolero Santurián también imputó a la propietaria y responsable del domicilio donde fue rescatado Coco.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Después de 30 años, Japón se prepara para reanudar la caza comercial de ballenas

A pesar de la protesta mundial, los pescadores del remoto puerto del Pacífico planean ...

condor

El plan para repoblar los cielos con el cóndor andino

El cóndor andino es el ave por excelencia de Sudamérica y está entre las más ...