El murciélago, de animal de fama diabólica a efectivo “insecticida biológico”

En un momento de “importación” de enfermedades tropicales (dengue, fiebre amarilla, virus del Oeste del Nilo…) a territorios más templados y que tienen a los mosquitos como vectores de estas patologías infecciosas, el murciélago se erige como un efectivo “insecticida biológico”.

 
Su singular aspecto -feos para la mayoría de los mortales-, el hecho de que de sean nocturnos, puedan volar y orientarse a la perfección en la oscuridad, o que duerman cabeza abajo y que algunas especies elijan cuevas y espacios profundos y recónditos como refugio ha hecho que durante siglos se les viera como el “mensajero del diablo”, portadores de “mal agüero”, por lo que eran perseguidos y atacados por el hombre.
 
El 20% de las especies de mamíferos del planeta son murciélagos pero a pesar de ser uno de los vertebrados que más se expandieron, actualmente están amenazados por cambios en sus hábitats, debido a la deforestación, los incendios y las alteraciones en sus cuevas o en los refugios, lo que pueden llegar a provocar su extinción.
 
Estos animales comen muchísimos mosquitos y otros insectos, por ejemplo una colonia de varios miles de individuos que viven en una cueva en las cercanías de Terrassa, España y que según el estudio que realizan desde hace años consumen de 20 a 36 toneladas de insectos al año.
 
Son unos buenos aliados, lo único que hay que hacer es no tocarlos, porque como cualquier otro animal salvaje si lo coges intentará morderte para liberarse. A pesar de lo que se cree, este animal no es ciego, aunque utilicen principalmente los ultrasonidos para orientarse.
 
Frente a su “leyenda negra” en Occidente, el murciélago está mejor considerado en otras culturas. En China, por ejemplo, se cree que dan buena suerte, y en las casas pudientes tradicionalmente se pintaban o grababan murciélagos en las puertas.
 

Tags:

Esto tambien te puede interesar