España: La ley de bienestar animal reconvertirá los zoos y prohibirá la compra de animales en tienda

La nueva Ley de Bienestar Animal en la que trabaja el gobierno de España prohibirá la cría de mascotas a particulares, la compra de animales en tienda y propone la reconversión de los zoos en lugares de cría autóctona en cautividad, entre otras materias, según ha explicado Sergio G. Torres, director general de Derechos de los Animales.

En una reunión en el Congreso con más de medio centenar de colectivos y entidades relacionadas con la protección animal, Torres ha expuesto las líneas generales del texto en el que trabaja su departamento.

Uno de los objetivos de la norma, según ha indicado, es el “sacrificio cero” y, para ello, una de las claves es el “abandono 0”. En esta línea, la norma creará hasta seis registros estatales: de animales de compañía, de núcleos zoológicos, de criadores, de inhabilitados para pertenencia de animales, profesionales del comportamiento animal y de entidades de protección animal.

El primero de ellos busca establecer un mayor control de estos animales coordinado entre las 17 CCAA y de sus datos, tanto de su procedencia como sanitarios; el de núcleos zoológicos no solo permitirá tener un registro completo, ya que muchas CCAA no cuentan con él, y tener un sistema homogéneo alfanumérico en todo el país, sino también evitar que “criadores piratas” puedan publicar anuncios en plataformas de Internet. Este último punto se verá también reforzado, además, por el nuevo registro de criadores.

Los particulares no podrán tener más de cinco animales en su hogar y quienes quieran tenerlos deberán registrarse como núcleos zoológicos. En el caso de que un particular cuente con cinco o más mascotas cuando se apruebe la ley, no estará fuera de la ley pero no podrá adquirir más.

LA CRÍA SOLO PERMITIDA A PROFESIONALES

La norma también prevé un registro nacional de inhabilitados para la tenencia y trabajo con animales de compañía que, aunque no puede ser público por la protección de datos, no permitirá a estas personas registrar un animal en el sistema. “El veterinario no tendrá que ser policía”, ha señalado Torres.

El director general ha destacado que se regulará también a quienes trabajan con animales, además deberán tener una formación concreta; mientras que el registro de las entidades de protección animal tiene como objetivo una mayor “profesionalización” de las mismas.

Con este sistema en funcionamiento, apunta Torres, se estará cada vez más cerca del “sacrificio cero” y también de una mejor regulación de la cría. De hecho, ha destacado Torres, “la cría estará exclusivamente permitida a profesionales registrados” y se limitará el número de camadas dependiendo de las necesidad de núcleos zoológicos y establecimientos, todo ello “supeditado a un control veterinario”. En este sentido, se prohibirá, por ejemplo, la cría cuando haya más de un 25% de cosanguinidad en los animales o cuando haya enfermedades genéticas.

RECONVERSIÓN DE LOS ZOOLÓGICOS

Del mismo modo, se regulará el sacrificio animal, que sólo se permitirá “a excepciones vinculadas a situaciones eutanásicas”, explicitado “bien” en la norma, que “no exista la posibilidad de que alguien, por cuestión de saturación del centro o por comportamiento del animal, pueda acceder a la vía del sacrificio”.

Otra de las medidas destacadas de esta norma, es la prohibición de los animales en tienda. “Evita la compra compulsiva”, ha señalado Torres, y actúa en cuanto a la “situación de bienestar” de las mascotas “en estos espacios”.

Del mismo modo, se prohíbe la cría de especies no autóctonas incluidos los zoológicos, que “dejaran de poder comprar animales, sobre todo grandes mamíferos y cetáceos”. El objetivo, es la “reconversión estos espacios” como centros de “reintroducción de especies autóctonas”.

En materia de animales no autóctonos, la norma trata la creación de un “listado positivo de animales de compañía”, que determinará qué animales se puedan comprar y vender fuera del país y que se basará en tres ejes: que no sean un problema salud pública, que no sean un problema de seguridad pública -no permitirá los venenosos-, y que no sean un problema para el medio ambiente -no permitirá a los actuales exóticos invasores-.

TAUROMAQUIA y PERROS DE CAZA

Sobre los animales en espectáculos, Torres ha recordado que hay muchos de ellos ya regulados por las normas autonómicas, aunque sí ha apuntado que esta ley regulará de forma “estricta” romerías, cabalgatas y otros actos del estilo en los que participan animales. Según ha explicado, se ha trabajado con colegios de veterinarios para determinar una limitación de temperatura, edad u otros aspectos a partir de los cuales en animal no podrá acceder a esa tarea.

Lo que no se incluye en la nueva Ley de Bienestar Animal es la tauromaquia por ser “prácticos”, según ha indicado Torres. Aunque reconoce que esta postura puede llevar a críticas, el director general cree que es “necesario sacar una buena ley como esta” que implica “a más de 35 millones de animales” y evitar que su aprobación “pueda ser ralentizada” y no llegue antes de acabar la legislatura.

En cuanto a los perros de caza, el texto los trata como cualquier otro perro, es decir, quien tenga cinco deberá estar registrado como núcleo zoológico, si quiere criar como criador y deberá tener unas instalaciones adecuadas, entre otros aspectos. Esto estará controlado por las fuerzas y cuerpos de seguridad que, con los sistemas de identificación que pone en marcha esta ley y los ya existentes, podrán controlar que las vacunaciones e identificaciones están en regla.

EN VIGOR ANTES DE 2023

La regulación de las colonias felinas, la prohibición de la cría de animales usados para la peletería, la regulación de los santuarios de animales o la prohibición del tiro al pichón o las peleas de gallos, la esterilización generalizada de las mascotas o la participación de animales en medios de comunicación, son otras de las cuestiones que se incluyen en el texto.

El borrador de esta ley saldrá a consulta pública el próximo 6 de octubre y se espera que en noviembre llegue al Consejo de Ministros en primera vuelta. A partir de ahí, el texto deberá pasar por la tramitación, primero dentro de las instancias del Gobierno, y después parlamentario. A esta última fase, Torres espera que se llegue en enero del próximo año y que “el 1 de enero de 2023 esté en vigor”.

Finalmente, Torres ha llamado a “apretar” a las entidades para que, ahora que se están negociando los Presupuestos Generales del Estado, se logre una reducción del IVA veterinario al 10%. Además, ha recordado que el posible cambio de la situación animal en el Código Penal es competencia de Justicia, un Ministerio al que ya han enviado un texto propuesta por el que se cambie el tipo de animal actual del Código Penal por “animal vertebrado”.

Tags:

Esto tambien te puede interesar