Estiman que hasta el 30% de los koalas de una región australiana murió por los incendios

koala

Casi un tercio de los koalas en la región de Nueva Gales del Sur de Australia podrían haber muerto en los incendios forestales letales, que han estado quemando zonas sin control.

La ministra federal de Medio Ambiente, Sussan Ley, afirmó: “Hasta el 30% de los koalas en la región pueden haber muerto, porque hasta el 30% de su hábitat ha sido destruido. Sabremos más cuando los incendios se calmen y se pueda hacer una evaluación adecuada”.

Durante más de dos meses, los incendios forestales mortales se han desatado en toda Australia y han afectado a ciudades enteras, exacerbadas por los fuertes vientos y el aumento de las temperaturas.

Para el 21 de diciembre, un total de nueve personas habían muerto, y una fue reportada desaparecida, y casi 800 casas habían sido destruidas por los incendios. El 19 de diciembre, dos bomberos voluntarios murieron mientras luchaban contra las llamas en Nueva Gales del Sur.

Los incendios también han amenazado a los koalas que viven en la naturaleza. En una foto en Facebook, los bomberos en Hawkesbury, Nueva Gales del Sur fueron vistos llevando a dos koalas a un lugar seguro junto a una carretera.

While working overnight, firefighters came across a mother koala with her bub while working along Bells Line of Road….

Posted by NSW RFS – Hawkesbury District on Thursday, December 26, 2019

Ley dijo que el Gobierno trabaja con expertos en koalas y que destinó $ 6 millones para establecer corredores y un plan para liberar a la vida silvestre a los animales que han estado en hospitales.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Argentina: Ballenas Sei visitaron las costas de Rada Tilly

Un grupo de amigos que navegaba por las costas de la Villa balnearia tomó ...

Cuba: Aplican proyectos ecológicos para proteger animales y plantas

Hay cuatro proyectos ecológicos que se aplican en la zona natural de la Bahía ...

Sudáfrica: Leones devoran a tres cazadores furtivos que querían matar rinocerontes

Los vigilantes encontraron una cabeza, varios miembros ensangrentados y tres pares de zapatos vacíos