La tortuga 100% lagunera que se extinguió por falta de agua

tortuga

Es difícil imaginar la existencia de manantiales e inclusive de aguas termales en extensiones hoy totalmente desérticas de Viesca, Coahuila, de igual manera cuesta creer que era el hábitat de diferentes especies ahora extintas.

Kinosternon hirtipes megacephalum es el nombre científico de una subespecie de tortuga única en el mundo que habitaba en Viesca y que hoy se considera extinta.

El doctor José Gamaliel Castañeda Gaytán, investigador de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), especialista en el estudio de la herpetofauna, rama de la zoología enfocada en reptiles y anfibios, mencionó que en 1961 se realizó el primer y único registro hasta ahora existente de la también conocida como tortuga de fango de Viesca, por un equipo de investigadores norteamericanos quienes realizaron una expedición en la zona y encontraron cuerpos de agua en desecación de dónde recolectaron algunos ejemplares de la biodiversidad para realizar registros de ciertas especies.

Posteriormente, en 1981, el especialista en tortugas, John B Iverson actualmente del Departamento de Biología de Earlham College en Richmond Indiana, la describe como una subespecie nueva y única para los humedales de Viesca.

Algunos especialistas, han informado que la fecha probable de extinción fue en la década de los 70’s cuando existe evidencia real de la desaparición de los cuerpos de agua, pues aunque existía algún manantial como el de Juan Guerra, ya estaba modificado. “Al ver ausencia de hábitat para la especie, se considera que para esta fecha se extingue”.

La kinosternon hirtipes megacephalum, es exclusiva de Viesca y se reconoce como la única de siete tortugas extintas registradas a nivel mundial, que desaparece en un ambiente continental. Conforme a los estudios del doctor John B Iverson de 1981, las características de esta tortuga, que la diferencian entre las que ya se conocían, es que esta subespecie que vivió exclusivamente en las lagunas de Viesca, media no más de diez centímetros, pero tenía una cabeza más grande conforme a su cuerpo, por eso “megacephalum”, además de la cabeza, la mosculatura de su boca, también era más grande debido a que estaba especializada en comer moluscos.

Señaló que lamentablemente ya no pudieron profundizar en análisis moleculares estudio para poder elevarla inclusive a especie o conocer más sobre su biología, reproducción, y poder implementar una estrategia de conservación.

Tags: