Seguían el rastro de un escorpión invasor letal, y descubrieron seis nuevas especies

Al salir de su vehículo en medio de la noche, armados con pequeñas herramientas de excavación, luces ultravioleta y linternas, los miembros del equipo de investigación parecían buscadores de tesoros. En realidad, estaban buscando escorpiones, esperando que los arácnidos salgan de sus escondites por la noche.

Fue durante una de esas expediciones en el sur de Sri Lanka que el equipo encontró el tesoro que estaban buscando: una nueva especie de escorpión que describieron en un estudio.

«Cuando vimos este escorpión en nuestra área de estudio, nos dimos cuenta de que era diferente de los otros escorpiones que viven en Sri Lanka», dijo a Mongabay Sanjeewa Jayarathne, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Peradeniya.

Lo llamaron Heterometrus yaleensis, o el escorpión gigante de Yala, por el lugar donde fue descubierto, cerca del área natural protegida más popular de Sri Lanka: el Parque Nacional Yala.

Los escorpiones del género Heterometrus, o escorpiones gigantes del bosque, son algunos de los más grandes del mundo. En general, un H. yaleensis macho puede crecer hasta una longitud de aproximadamente 75 milímetros y una hembra cerca de 103 milímetros.

Según los investigadores, la nueva especie se puede distinguir viendo las características de sus pedipalpos, los dos apéndices o brazos en la parte delantera.

Los investigadores siguieron buscando en el área cercana y lograron identificar más individuos de la misma especie.

Descubrimiento sorpresa

El descubrimiento de H.yaleensis fue al azar realizado por el equipo de Kithsiri Ranawana de la Universidad de Peradeniya, y František Kovařík, un aracnólogo checo de la Universidad Charles y experto en escorpiones de Asia y el noreste de África. El hallazgo de los individuos de la nueva especie dio inicio a su segundo viaje científico.

La primera expedición de escorpiones del equipo, realizada en 2015, resultó en el descubrimiento de cuatro nuevas especies de escorpiones: Charmus saradieli, Reddyanus ceylonensis, R. jayarathnei y R. ranawanai. Las dos últimas especies recibieron el nombre de los investigadores Jayarathne y Ranawana por el trabajo de todas sus vidas con uno de los grupos de invertebrados menos estudiados. C. saradieli lleva el nombre de Utuwan kande Saradiel, un bandido convertido en héroe legendario, considerado el Robin Hood de Sri Lanka por saquear a los ricos para dar a los pobres.

Ha habido un interés creciente en la investigación de escorpiones en los últimos años en Sri Lanka debido a que una especie en particular se identificó como la causa de varias muertes en el norte de la Península de Jaffna de la isla.

Los médicos quedaron desconcertados por estas muertes. En 2012, enviaron varios especímenes a la escuela de medicina de la Universidad de Peradeniya, incluidos escorpiones vivos recolectados de la casa de una de las personas que falleció por el veneno de escorpión. Estos especímenes luego llegaron a manos de Ranawana para su identificación, lo que marcó el comienzo de la nueva ola de investigación de los escorpiones de Sri Lanka.

El escorpión de Jaffna no era una especie previamente registrada en Sri Lanka, por lo que Ranawana buscó la ayuda de Kovařík, quien confirmó que se trataba del muy venenoso escorpión rojo indio (Hottentotta tamulus). El escorpión se encontraba anteriormente solo en India y Pakistán.

En Sri Lanka, se considera una especie invasora, ya que se introdujo accidentalmente en Jaffna entre 1987 y 1990, cuando la Fuerza India de Mantenimiento de la Paz (IPKF) estaba estacionada en el norte de la isla como parte del tratado entre India y Sri Lanka para contener a los rebeldes de los Tigres Tamiles.

«En nuestro intento de estudiar la distribución del escorpión rojo indio, encontramos importantes vacíos en la investigación. No se había realizado un estudio adecuado de los escorpiones de Sri Lanka durante más de un siglo», dijo Ranawana.

Los registros de escorpiones de Sri Lanka por parte de los primeros investigadores provienen principalmente de sus trabajos mucho más amplios sobre los escorpiones indios y a nivel mundial, y también se basan en varios especímenes a menudo solitarios sin localidades exactas, dijo Ranawana.

Al reconocer la necesidad de realizar estudios extensos para actualizar la base de conocimientos de los escorpiones de Sri Lanka, Kovařík y Ranawana decidieron colaborar en una serie de estudios en toda la isla. Llevaron a cabo su primer monitoreo en 2015 y el segundo en 2018, que resultó en el descubrimiento del H. yaleensis.

Sus dos monitoreos resultaron en el descubrimiento de cinco especies de escorpiones nuevos para la ciencia, todas ellos encontradas solo en Sri Lanka. (El sexto, Liocheles australasiae, se encuentra en Asia, Australia y el Pacífico occidental).

La mitad de los nuevos descubrimientos fueron hallazgos fortuitos. L. australasiae, por ejemplo, fue avistado por primera vez por un turista cerca de un hotel en el sur de Sri Lanka y la especie fue descrita después de que se realizara un estudio científico. C. saradieli fue descubierto por el investigador Jayarathne en un montón de madera cerca de su propia casa. Jayrathne también descubrió al R. jayarathnei en una selva tropical en el sur de Sri Lanka durante otro estudio.

Todo esto ha incrementado las probabilidades de que Sri Lanka sea el hogar de muchas más especies de escorpiones nuevas para la ciencia, y ha provocado pedidos de más investigación en este campo.

«Los invertebrados como los escorpiones se convierten en la fauna menos estudiada en esta región», dijo Ranawana. «Hay oportunidades para realizar más investigaciones en esta área».

Nuevas amenazas para los escorpiones

También existe un sentido de urgencia para describir a estos escorpiones desconocidos a medida que aumentan las amenazas a las que se enfrentan. En el 2019, las autoridades arrestaron a un ciudadano chino por intentar sacar de contrabando 200 escorpiones vivos.

Según Ranawana, los escorpiones probablemente estaban destinados a ser criados por su veneno, que luego se vendería para investigación médica en todo el mundo. «No es fácil extraer veneno de los escorpiones, ya que solo expulsan una gota, y esto requiere la recolección de más números para extraer una cantidad considerable de veneno», dijo Ranawana.

Dijo que este caso destaca la importancia de tomar todas las medidas preventivas antes de que la caza furtiva de escorpiones se convierta en una seria amenaza para las especies endémicas de Sri Lanka. Añadió que también es posible que muchos escorpiones sean el objetivo del comercio lucrativo de mascotas.

Tags:

Esto tambien te puede interesar