Una variedad de pangolín, es la segunda con más cromosomas entre mamíferos

Más leídas

La hembra del pangolín de vientre blanco tiene 114 cromosomas, más que cualquier mamífero, excepto la rata de bambú boliviana, que tiene 118, y mucho más que los humanos, que tienen 46.

Es el hallazgo de un nuevo artículo publicado en la revista Chromosome Research, que revela lo que la investigadora de la UCLA, Jen Tinsman, llama una “sorpresa científica” que subraya lo inusual que es el animal.

Otras especies de pangolín tienen cantidades más típicas de cromosomas, que van desde 36 a 42.

El estudio también identificó otra peculiaridad genética. Los pangolines de vientre blanco machos tienen un número diferente de cromosomas, 113, que sus contrapartes hembras; en la mayoría de las especies, los machos y las hembras tienen el mismo número.

“No hay nada como ellos en el planeta; están en su propio orden, su propia familia”, dijo en un comunicado Tinsman, investigador de UCLA y coautor del estudio, y agregó que los parientes más cercanos de los pangolines incluyen gatos y rinocerontes.

Qué se sabe del pangolín

Tinsman colaboró en el estudio con colegas de UCLA y varias otras universidades de todo el mundo, así como con zoológicos y organizaciones de investigación. La investigación se llevó a cabo para producir información sobre el genoma del pangolín a fin de apoyar los esfuerzos de conservación: las cuatro especies de pangolín están en peligro de extinción.

Una de las razones por las que se sabe poco sobre los pangolines es que son notoriamente difíciles de estudiar. Les va mal en cautiverio; solo unos pocos zoológicos han logrado albergarlos con éxito. En la naturaleza, son difíciles de localizar, y la tecnología que usan los científicos para monitorear otras especies a menudo falla cuando se trata de pangolines. Los animales a veces usan árboles para frotar las etiquetas de radio de sus escamas.

Lo que los investigadores saben sobre los animales es que cavan y usan sus largas lenguas para comer hormigas, termitas y otros insectos. Algunas especies, incluida la variedad de vientre blanco, viven en los árboles, colgando de troncos y ramas. Otros viven en madrigueras. Cuando se sienten amenazados, los pangolines se enroscan en una bola. (Se sabe que los leones los golpean, sin saber qué más hacer con ellos).

La especie de vientre blanco es relativamente pequeña, pesa kilo y medio y mide menos de un pie de largo. Por otro lado algunos pangolines terrestres crecen hasta 40 kilos, aproximadamente del tamaño de un perro grande.

La importancia de la investigación sobre el pangolín

La investigación crea un valioso recurso genético para apoyar los esfuerzos de conservación. Especialmente los intentos de controlar la caza furtiva, que es la razón principal por la que los animales están en peligro. Las escamas de los pangolines se venden ilegalmente en los mercados internacionales para su uso en la medicina tradicional desde Nigeria hasta China. También se cazan como fuente de alimento: localmente como carne de monte, por la que se venden por el equivalente a unos 10 dólares cada una, o como comidas exóticas en regiones lejanas, por las que pueden alcanzar más de 1.000 dólares en los mercados internacionales.

“He visto escamas de pangolín traficadas junto con armas, identificaciones falsas y drogas”, dijo Tinsman. “El problema se extiende hasta los principales sindicatos del crimen internacional”.

El uso de la genómica podría ayudar a identificar qué especies de pangolín son las fuentes de productos derivados de los animales. La información podría ayudar a comprender las diferencias dentro de una especie cuyos hábitats cubren 6 millones de kilómetros cuadrados y 23 países.

“Comprender los cromosomas y la estructura de los genes es importante para la conservación”, dijo Ryan Harrigan, profesor adjunto en el Centro de Investigación Tropical de la UCLA y coautor del artículo. “Puede determinar cómo manejamos las poblaciones: si encuentra grandes diferencias genéticas entre dos grupos, puede manejarlas de manera diferente”.

“Este artículo es un gran ejemplo de cómo un estudio centrado en salvar una especie crítica en peligro de extinción también puede hacer avanzar la ciencia fundamental”, dijo el biólogo evolutivo de UCLA Tom Smith, coautor del estudio.

Es cada vez más probable que los hallazgos de la investigación produzcan aplicaciones prácticas en los meses y años posteriores a su descubrimiento.

En este caso, los nuevos hallazgos podrían ser especialmente valiosos a medida que se desarrollan y refinan tecnologías como la inteligencia artificial y métodos de conservación emergentes como el ADN ambiental.

Últimas noticias

CONICET e YPF desarrollan dispositivos que purifican el aire en base a microalgas

Conoce los dispositivos Y-ALGAE que purifican el aire en entornos urbanos e industriales. Capturan CO2 y lo transforman en oxígeno.