VIDEO: Devuelven a su hábitat al aguará guazú rescatado en Buenos Aires

Todo comenzó en agosto de este año, cuando un productor de General Villegas, localidad en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, encontró un aguará guazú en su campo, lejano a la zona de distribución de la especie.

A partir de su aviso, acudió un equipo de Fundación Temaikèn junto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, mediante la Dirección de Inspecciones, activando el operativo de rescate que llevó toda una jornada y más de 900 km recorridos.

Ayer volvieron a recorrer cientos de kilómetros, esta vez para ayudarlo a regresar a su hábitat natural. Un equipo interdisciplinario de Fundación Temaikèn, junto a miembros del Ministerio de Ambiente trasladó al animal hasta la Reserva Natural Privada Federico Wildermuth, al sur de la provincia de Santa Fe. Allí, junto a miembros del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia se realizó la apertura de la caja de transporte, reinsertando al aguará guazú en su nuevo hogar, seleccionado cuidadosamente por ser una área protegida con hábitats óptimos para la especie.

Para todos los individuos de la fauna silvestre rescatados se procura que su reinserción se concrete lo más cerca posible del lugar de hallazgo y donde puedan encontrarse poblaciones de origen del animal. Dado que la provincia de Santa Fe tiene experiencia de trabajo en rescates y liberaciones de aguará guazú, la Dirección Nacional de Biodiversidad del Ministerio consideró al área natural protegida privada, parte del Sistema Provincial de Áreas Protegidas de dicha provincia, como la zona más adecuada para el ejemplar.

“En el caso del aguará guazú, por ser una especie con amplia distribución en nuestro país y que recorre grandes distancias (sin importar los límites políticos) es necesaria la implementación de medidas de conservación integrales e interjurisdiccionales Las organizaciones de conservación tenemos un rol clave acompañando a los organismos del Estado en la ejecución de esos planes cooperativos a través de diversas estrategias. La conservación de las especies silvestres y particularmente del aguará guazú depende del establecimiento de estrategias y alianzas multisectoriales e interdisciplinarias que permitan reducir al máximo las problemáticas que afectan a la especie.” indica Paula González Ciccia, Especialista en Conservación de Fundación Temaikèn.

Rescate, rehabilitación y reinserción

Durante el periodo posterior al rescate, el ejemplar se alojó en el Centro de Recuperación de Especies de la Fundación Temaikèn, donde el equipo de veterinarios y cuidadores le realizaron, en el marco de un protocolo de acción nacional, los controles necesarios para saber si requería algún tratamiento clínico y evaluar su estado sanitario y comportamental. Los mismos indicaron que el animal es una hembra en perfecto estado de salud.

Durante su periodo en Fundación Temaikèn, se la mantuvo en ambientes aislados de contacto humano y vegetación natural. Se le colocaron cámaras trampa para evaluar su comportamiento, comprobando que estaba más activo durante la noche, también para alimentarse. Como buen animal oportunista, consumía toda la variedad de alimentos que se ofrecían: pollos, cobayos, palomas, ratas, pescado, huevo, muchas frutas y verduras hervidas. También demostró comportamientos de búsqueda y caza de alimentos: buscó presas enterradas, se trepó para bajar aves de nidos colocados en un árbol y sacó pescados ofrecidos en el agua.}

Dado que la respuesta del aguará fue muy positiva, se evaluó su pronta reinserción para que el animal pueda continuar su comportamiento silvestre. Una vez que tuvo el alta sanitaria y comportamental, se avanzó con los trámites para su liberación.

Se desconoce la razón por la cual llegó a las latitudes donde fue rescatado. El desvío del animal de su entorno natural de distribución puede deberse a las graves alteraciones que el ambiente está sufriendo, aunque también se considera que pudo haber sido víctima de tráfico ilegal.

Acerca del aguará guazú

El aguará guazú (Chrysocyon brachyurus) es una especie única y endémica del continente sudamericano. Su pelaje es más bien largo, de color rojo, y en la nuca y la cruz tienen una especie de crin oscura. Su área de distribución está en las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco, norte de Santa Fe y Córdoba y este de Santiago del Estero. También es probable su presencia en el norte de Entre Ríos. La especie está sujeta a amenazas como la pérdida y/o degradación de sus hábitats óptimos, atropellamientos, persecución directa, captura y caza ilegal

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Aves, el gran ‘termómetro’ del estado del medio ambiente

En Latinoamérica, la zona que más preocupa es la andina, donde el aumento de ...

El último rinoceronte blanco del norte sigue luchando por su vida

El mamífero de 45 años, apodado Sudán, fue alojado en un centro de conservación ...