Rechazaron en Córdoba la creación de una reserva natural y avanzaron con el desmonte

Vecinos de Villa General Belgrano organizados en el colectivo “Conservando las sierras VGB” trabajaron durante meses para reunir las firmas necesarias y poder tratar en el Concejo Deliberante de la ciudad una iniciativa popular para que se cree la Reserva Natural Urbana “Tierras del Tacu”.

Se trata de 8 hectáreas que se encuentran en el faldeo de las sierras categorizadas como Zona Roja de conservación en la Ley de Bosques. El predio ubicado sobre la Ruta 5 fue donado por el Gobierno Provincial al Municipio en 2015, para que éste construya una nueva terminal de ómnibus, el predio para la Fiesta de la Cerveza y un hotel.

Sin embargo, el propio grupo de Guardambientes Municipal, al investigar la flora y fauna del terreno, detectó allí la existencia de un bosque nativo con alto nivel de conservación, con muchos ejemplares de árboles nativos naciendo (renovales) y ejemplares abuelos (de más de 80 años) de Algarrobo Blanco, Tala, Peje, Moradillo, Molle, Chañar, de indiscutible valor dada su edad y estado de salud.

Así surge en el año 2018, desde el propio Municipio, la propuesta a Secretaría de Ambiente de la Provincia para que se cree la reserva natural urbana “Tierras del Tacu”, con la idea de crear un punto de encuentro para el estudio y conservación de la naturaleza regional, en el último resquicio de tierras estatales entre tanto loteo privado. Sin respuesta del organismo provincial, la Municipalidad declaró el predio como “zona de valor biológico y ambiental importante”, para evitar daño al bosque del lugar.

En marzo de 2020, con la asunción de la nueva gestión municipal a cargo del intendente Oscar Santarelli (Hacemos por Córdoba), hubo un primer intento de derogar esa ordenanza de protección, para avanzar en la construcción de la nueva terminal. En ese momento, vecinos lograron evitar la derogación, pero en julio -en medio de las medidas de aislamiento por la pandemia- finalmente lograron cambiar la condición del predio y comenzaron a desmontar. Se denunció la situación ante Policía Ambiental de la Provincia, sin éxito ni respuesta.

Ante esto, desde el colectivo “Conservando las Sierras” se organizaron para convocar al proceso democrático de Iniciativa Popular y cumplieron con holgura los requisitos establecidos por ley para convertir la iniciativa de la reserva urbana formalmente en un proyecto de ordenanza, con un amplio apoyo de los ciudadanos.

Aún así, el pasado 7 de octubre, el oficialismo en el Concejo Deliberante decidió darle la espada a la voluntad del pueblo y rechazar la ordenanza por cinco votos contra dos. El tratamiento de la norma se dio incluso sin siquiera convocar al colectivo para que explique los detalles de la iniciativa.

“Acudimos a todas las herramientas a nuestro alcance para salvar y renovar esta porción de bosque nativo y convertirla en Reserva. De ahora en más serán las concejales y los concejales que le dijeron NO a la reserva, quienes deberán explicar porqué lo hicieron”, lamentaron en un comunicado.

Tags: